Se desplomó la confianza de los CEO sobre el futuro de la economía mundial.

La mayor parte espera una «recuperación lenta» de la economía mundial para los próximos tres años y una «amplia mayoría se preocupa por los vaivenes de los mercados de capitales y las excesivas regulaciones», informó la consultora.

El impacto de la recesión de las principales economías del mundo estuvo presente como una preocupación en el 85% de las 1.124 entrevistas en 50 países que hizo la consultora en el último trimestre de 2008 para la encuesta. De Uruguay participaron 15 CEO.

En las entrevistas se constató que la confianza de los directores ejecutivos descendió a su nivel más bajo desde 2003, año en que la consultora comenzó a relevar la opinión de los CEO.

Sólo 21% de los empresarios dijo tener «mucha confianza en el incremento de los ingresos en los próximos 12 meses», en comparación con el 50% que lo había hecho un año atrás.

En tanto más de una cuarta parte de los CEO se mostró pesimista con respecto a las perspectivas para el próximo año.

La crisis global es la explicación principal de la caída de las expectativas. Otros factores de riesgo señalados fueron «la desorganización de los mercados de capitales (72%), la regulación excesiva (55%), los costos energéticos (50%) y la disponibilidad de talentos clave (46%)».

En este sentido, sólo un 34% de los CEO afirmó tener confianza en el crecimiento durante los próximos tres años, en comparación con el 42% registrado el año anterior.

Según el informe, el pesimismo «predominó a lo largo de todas las regiones geográficas, sectores comerciales y niveles de desarrollo económico». Sólo el 21% de los CEO de América Latina demostró que confía en las perspectivas de crecimiento para este año.

«La velocidad y la intensidad de la recesión conmocionó la psiquis de los CEO y generó una crisis global de confianza», afirmó el CEO Global de PWC, Samuel Di Piazza Jr. «Los CEO están muy preocupados por la supervivencia de sus compañías», agregó.

Pese a ello, sólo el 26% planea reducir su personal. En tanto casi el 70% afirmó que postergará las inversiones.

El 70% e los empresarios afirmó que sus compañías se verán afectadas por la crisis crediticia y, de hecho, el 80% sostuvo que ya enfrentó mayores costos financieros.

Aun así tres cuartos de los CEO afirmó que están desarrollando nuevos productos y servicios e introduciendo cambios a sus operaciones.