Se espera la mayor inflación en 17 años

Las protestas contra el alza de los precios de los carburantes se extienden por todo el mundo y amenazan con intensificarse, ya que nada permite presagiar un descenso inminente de los costes. De hecho, un informe de Morgan Stanley dice que el escenario a futuro más probable es que los precios del crudo «depriman el crecimiento global, especialmente en las economías consumidoras de petróleo, y eleven la inflación al más alto nivel desde la Guerra del Golfo» de 1991, según el jefe de economía de la firma Richard Berner. Falta de crecimiento, mayor inflación y una compresión múltiple es lo que se observa en el horizonte.

No será difícil, aseguró Berner, que el barril de petróleo llegue a los 150 dólares este año. Pese al desalentador pronóstico, considera «improbable» una recesión mundial.

Los precios del petróleo y de los alimentos están totalmente relacionados. El aumento del primero encarece el uso de fertilizantes, transporte y procesamiento de la comida. La suba de comestibles básicos provocó incidentes y motines en 37 países entre fines de 2007 y principios de 2008. Para el Banco Mundial, 100 millones de personas están a un paso de la pobreza extrema por esta causa.

Hoy pescadores, transportistas y agricultores están literalmente en «pie de guerra» en Francia, España, Italia, Portugal, Bulgaria y Holanda. El fenómeno no se limita a Europa: el alza provocó violentos enfrentamientos entre manifestantes y policías en Indonesia; Taiwán e India también piensan reducir sus subvenciones a los carburantes, lo que haría subir los precios en las estaciones de gasolina.

Esta situación -aunque por el momento, con menor virulencia- recuerda a los hechos de violencia registrados en todo el mundo por la suba de la comida. La ONU anunció ayer que hay 22 países seriamente amenazados por la crisis global de los alimentos. Entre ellos, están Eritrea, Liberia y Haití.

reuniones. Los organismos internacionales comienzan a responder. Eslovenia, que ocupa actualmente la presidencia de la Unión Europea (UE), anunció que pondrá en la agenda del Consejo Europeo del mes próximo la cuestión de los crecientes precios del petróleo y los alimentos. Esto ocurrirá el 19 y el 20 de junio.

Las discusiones incluirán posibles medidas a corto y largo plazo para enfrentar las actuales tendencias de precios. Aun así, la UE ya había manifestado sus reparos a una propuesta del presidente francés, Nicolas Sarkozy, de fijar un tope al IVA en las tarifas del petróleo por considerarlo «una mala señal» a los países productores.

Por su lado, la conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que comenzó ayer en Ginebra y la cumbre de alto nivel sobre seguridad alimentaria que la FAO celebrará del 3 al 5 de junio en Roma, tendrán a su vez la cuestión de la comida como tema principal.

La preocupación por la escalada petrolera estalló el pasado jueves cuando el precio del barril cerró al precio récord de 135 dólares. Ayer, el barril WTI ce-rró a US$ 131,02 y el Brent a US$ 130,93.