Se prevé un encuentro de Vázquez y Kirchner

La posibilidad de llegar a un acuerdo con Argentina por la instalación de Botnia en Uruguay sigue en pie pese a los últimos chisporroteos por los insultos y el apriete que activistas de Gualeguaychú recibieron por parte de vecinos de Fray Bentos perjudicados por el bloqueo del puente, confiaron a El Observador fuentes oficiales vinculadas al diálogo con el gobierno de Néstor Kirchner.De hecho, el presidente Tabaré Vázquez anunció ayer que si bien “no hay nada definido en la agenda”, es muy probable que se reúna con su par argentino en noviembre, durante la Cumbre Iberoamericana de Chile (los días 8 y 9).“Seguramente algún diálogo vamos a tener, no hay nada definido, pero algún diálogo creo que vamos a tener”, expresó.Además, adelantó que a fines de octubre se reunirán los técnicos de ambos países “para definir los temas a dialogar” en ese encuentro. Vázquez aclaró que en la última reunión en Nueva York, bajo la mediación de España, los delegados de Kirchner “no plantearon la relocalización” de Botnia. Esto había generado hondo malestar entre los activistas de Gualeguaychú que lo acusaron de aceptar la ubicación de la planta en Fray Bentos. Kirchner debió salir a desmentirlo y a explicar que insiste con el reclamo pero solo en la Corte de La Haya. La base del acuerdo que permitirá continuar el diálogo con Argentina, en busca de una solución definitiva, se arregló en agosto, en una reunión en la estancia presidencial Anchorena, de Colonia, donde participó el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, el jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández y su canciller, Jorge Taiana.Después de la reunión de agosto hubo nuevos contactos reservados, los que permitieron avanzar en un documento que se firmaría en Chile, aseguran las fuentes.Sin embargo, ayer el jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández, dijo que las diferencias con Uruguay no se salvaron y que la solución solo estará en La Haya.El eventual acuerdo apunta a reconocer la creación de un área verde de protección ambiental con un programa de desarrollo económico conjunto para la región entre Uruguay y Argentina.Nuevo conflicto. Botnia tiene un nuevo frente de conflicto. Y esta vez es interno. Los camioneros que transportan la materia prima desde los montes de Forestal Oriental a la planta se declararon en preconflicto. La Unión de Transportes Fleteros del Uruguay (UTFU), que agremia a la mayoría de los 200 propietarios de camiones contratados por Botnia, señala que la empresa papelera incumple con las tarifas acordadas y denuncia que retiene las deducciones de IVA por gas oil que corresponden a los camioneros en un hecho que califican de “apropiación indebida”.Jorge Godoy, secretario ejecutivo de UTFU, dijo a El Observador que existe una “larga lista” de incumplimientos de Botnia. Según el dirigente, la empresa finlandesa firmó con los camioneros un contrato en el que se establecía el pago por un recorrido de 70 kilómetros entre la planta y los montes.“Pero esa distancia es en realidad de 80 kilómetros, por lo que en cada viaje Botnia se ahorra el pago de 20 kilómetros a los camioneros”, afirmó Godoy. Esa diferencia de kilometraje le hace perder, según Godoy, entre US$ 25 y US$ 30 por viaje a cada camionero. Además indicó que en estos momentos hay unos 200 camiones realizando entre uno y dos viajes por día con madera, pero que cuando Botnia comience a funcionar serán muchos más.