Se recuperó Wall Street pero cayó la mayoría de las bolsas

La Bolsa de Nueva York cerró ayer con sus principales indicadores al alza y con los inversores esperanzados en que la Reserva Federal (FED) tome la caída de las ventas de las viviendas nuevas en 2007 como un signo de que es necesario un nuevo recorte de los tipos de interés.
La suba de los índices Dow Jones y Nasdaq, que fue acompañada por bolsas de la región como la de Argentina y Brasil, contrasta con las fuertes pérdidas registradas en la víspera en los mercados bursátiles de Asia y la caída de la mayoría de las bolsas europeas.

El Dow Jones subió 1,45% en una sesión que fue relativamente calma, comparada con las turbulencias de la semana pasada.

El avance pareció sorpresivo, luego de que el Departamento de Comercio reportó que las ventas de nuevas viviendas cayeron en diciembre 4,7% y en el 2007 se desplomaron 26,4% comparado con 2006. Pero aunque el informe a menudo exacerbó los temores del mercado de que la crisis en el sector cause una recesión, alentó esperanzas asimismo de que la FED vuelva a recortar las tasas por un margen considerable para estimular la economía. “La anticipación de otro recorte de tasas por la FED es el principal imán del mercado hoy”, dijo Alfred Goldman, principal estratega de mercado A.G. Edwards & Sons Inc.

Goldman se mostró escéptico de que las ganancias sean duraderas, haciendo notar que cualquier cosa que la banca central decida en su reunión pudiera ser recibida con decepción. Si el recorte es pequeño o inexistente, el mercado seguramente se mostrará insatisfecho; si el recorte es grande, el mercado pudiera preocuparse de que la economía está peor de lo que pensaba.

El Dow Jones subió (1,455), lo mismo el índice Standard & Poor´s 500, 1,76% y el Nasdaq, 1,02%.

Europa y Asia. La inestabilidad de los mercados mundiales continuó por segunda semana consecutiva, cuando las bolsas de Europa y Asia se desmoronaron ayer ante persistentes temores de una posible desaceleración de la economía estadounidense y de todo el mundo.

En Europa, el índice británico FTSE se contrajo 1,36%. El indicador alemán DAX retrocedió 1,6%, el francés CAC 40 cayó 0,61%.

En Asia, el principal indicador de China se desmoronó 7,2% a su nivel más bajo de los últimos seis meses, ante los temores de que una recesión en EEUU reduzca la demanda de los productos chinos.

Los inversores de todo el mundo permanecieron nerviosos durante semanas por la desaceleración del PBI estadounidense, que podría debilitar la demanda de exportaciones y frenará el crecimiento global. Existen también temores de que se desencadene una crisis de crédito mundial por la falta de pago de hipotecas riesgosas en EEUU, que ha causado problemas en importantes bancos estadounidenses y europeos.