Se suspendió la firma de tratado Mercosur-Andinos

La reunión entre los presidentes de los países del Mercosur y de la Comunidad Andina (CAN) que estaba prevista para el próximo 16 de diciembre en Montevideo y en la que ambos bloques esperaban rubricar un acuerdo comercial se suspendió y en el encuentro solamente participarán los cancilleres de los nueve países, dijo a El País el ministro de Relaciones Exteriores, Didier Opertti.

La decisión echa por tierra el compromiso de los dos bloques de firmar este año el acuerdo comercial, el cual ahora deberá ser impulsado por Argentina que ocupará la presidencia pro témpore del Mercosur a partir de enero.

Opertti justificó la suspensión del encuentro presidencial diciendo que «no se daban las condiciones», leáse los niveles de acuerdo entre los dos bloques, para que participasen en la reunión los mandatarios.

La CAN está conformada por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Ambos bloques se comprometieron este año a cerrar un acuerdo de libre comercio antes del 31 de diciembre, pero después de las últimas runiones ministeriales persistían dificultades, especialmente en los temas vinculados a la agricultura y a los comestibles.

Desde ayer se está desarrollando en Quito una reunión técnica entre representantes de la CAN y el Mercosur, la cuarta desde que en agosto se reanudaron las tratativas.

La ministra de Comercio Exterior de Ecuador, Ivonne Baki, dijo ayer en Quito que «se ha avanzado muchísimo en todo lo que tiene que ver con la unión entre la Comunidad Andina de Naciones y el Mercosur». Por su parte, Gustavo Vanerio, director de Mercosur de la Cancillería uruguaya, comentó que «no es de ahora esta discusión, ya tiene un buen tiempo, no es un proceso simple, pero tampoco es imposible».

OTRAS NEGOCIACIONES. En otro orden, Opertti explicó que tras la reciente reunión de los ministros de los países que aspiran a conformar el Area de Libre Comercio de las Américas (Alca) quedó claro que «tan legítimo es el Alca como legítima la negociacion bilateral, como la negociación plurilateral a través del Mercosur».

El canciller sostuvo que «todo lo que es mayor acceso a mercados e inversiones es bilateral y podemos nosotros trabajarlo sin ninguna inhibición mercosureña», y agregó que «los andariveles están fijados y cada uno transcurre por aquellos que entiende que defienden mejor sus intereses nacionales», dijo el canciller.

En este marco, el jefe de la diplomacia local dijo que Uruguay trabajará en el ALCA «lo que son los temas tan sustanciales de subsidios y el dumping», precisó.

Por otro lado, Opertti consideró que el avance de las negociaciones del Mercosur con la UE llevaron a una flexibilización de Estados Unidos en las negociaciones del ALCA. La UE y el Mercosur están «obligados a dar alguna señal de entendimiento» que demuestre que comparten valores en un escenario internacional signado por el recrudecimiento de la amenaza terrorista.

«Los andariveles están fijados y cada uno transcurre por aquel en el que siente que sus intereses nacionales están mejor protegidos», señaló.

Respecto de la negociación de estos díás el canciller dijo que los países andinos propusieron que la desgravacion arancelaria para los productos denominados sensibles se realizase en un plazo máximo de 13 años, con opción a 15.

También pretendían que se negociara una cláusula de salvaguardia agrícola aplicable a los productos que las partes convengan.

No hay problemas con Argentina

El ministro de Relaciones Exteriores, Didier Opertti, dijo que en su comparecencia de hoy en la comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Representantes centrará su exposición sobre las relaciones bilaterales con Argentina «en las cosas que pertenecen a la normalidad» y no se referirá a los presuntos comentarios del mandatario del país vecino, Néstor Kirchner, al presidente Jorge Batlle. «No puedo hablar de lo que fue desmentido y endosado su desmentido no solo por el presidente sino por mí», explicó.

«Las relaciones bilaterales argentino-uruguayas están muy por encima de ese hecho, o presunto hecho. Y tienen una agenda propia, tenemos órganos binacionales como la Comisión Administradora del Río de la Plata, la Comisión Administradora del Río Uruguay, la comisión del Frente Marítimo y la Comisión Administradora de la represa de Salto Grande», enfatizó.

«Yo creo que tenemos la obligación de separar un poco una cosa de la otra», consideró, «porque las otras cosas que pudieran agregarse de manera circunstancial, no son las que van a definir nuestro relacionamiento permanente con la Argentina», comentó.