Seguimiento diario a problema energético.

El Consejo de Ministros sintió ayer un poco de alivio al escuchar las noticias de que las lluvias se expandían en todo el territorio y fundamentalmente en las zonas de las represas. Pero el optimismo decayó cuando el ministro de Industria y Energía, Daniel Martínez, comentó en la residencia oficial de Suárez y Reyes que las últimas precipitaciones “fueron escasas” sobre los embalses de los complejos hidroeléctricos del norte y centro del país.
El presidente Tabaré Vázquez, que lo escuchaba atentamente, planteó su “más profunda preocupación” por la situación energética del país, informaron a El Observador miembros del gabinete. Al igual que con los precios (ver página 4), el mandatario pidió a sus ministros seguir “de cerca” el problema energético.

Esa preocupación, acompañada de información sobre la situación actual, fue trasladada ayer de tarde por el ministro Martínez y por Ramón Méndez, director Nacional de Energía, a la bancada de legisladores del Frente Amplio.

Por la mañana, el presidente de UTE, Beno Ruchansky, dijo que la situación energética sigue siendo “delicada” pero de a poco comienza a mejorar. Sus declaraciones ocurrieron en momentos en que un grupo de empresarios canadienses anunciaba su disposición a invertir en generación de energía en Uruguay (ver nota aparte).

El jerarca señaló que el país debe lograr “soluciones sistémicas robustas” para solucionar el problema energético, por lo que debe buscarse la diversificación de fuentes y proveedores, reducir la dependencia del petróleo, impulsar fuentes locales, apelar a la integración regional e implementar proyectos de eficiencia energética.

Ruchansky señaló que los proyectos candidatos a implementarse entre este año y 2010 son la instalación de motores a fuel oil, la generación en base a fuentes renovables no convencionales, los autoproductores, la interconexión con Brasil, que ya está en marcha, y la energía eólica.

Por su parte, en el encuentro organizado por la Embajada de Canadá en Montevideo, el ministro Martínez indicó que antes del año 2015 Uruguay deberá tener “al menos 15%” de la energía generada en fuentes renovables. Además, no menos de 10% del transporte de carga y pasajeros deberá utilizar energías alternativas, el peso del petróleo deberá ser menor a 40% de la matriz energética y al menos 30% de los residuos deberá ser utilizada para generar energía.

Marco. La falta de lluvias, en un país con generación básicamente hidroeléctrica, sumado al costo del petróleo, que encarece la generación de las plantas térmicas, llevó a UTE a gastar ya los US$ 340 millones dispuestos para asegurar el consumo durante 2008. Esa situación derivó en un segundo aumento de las tarifas (8% desde el 1º de junio pasado) para poder financiar los costos de generación en la segunda mitad del año.

Un comunicado de la empresa señaló que el ajuste “no refleja la totalidad del impacto de la situación energética”. El 8% responde únicamente a los costos del petróleo, informó UTE.

Además del Plan de Ahorro, que según las autoridades “en junio viene siendo de nivel sostenido, al igual que lo fue mayo”, se avanza en el plan para entregar dos lámparas de bajo consumo por cliente. Esas bombitas –en total se adquirieron 2,3 millones– serán repartidas a mediados del invierno.