Seguirán las compras en el mercado de créditos

Entre los funcionarios que siguen de cerca el sistema financiero se espera que exista una «consolidación» dentro de ese sector llevando a un mercado más concentrado para así reducir los costos operativos.

Cuando la semana pasada se anunció que el fondo de inversión Advent había comprado el 80% de la empresa de créditos al consumo Pronto! nadie en el mercado se mostró demasiado sorprendido. Desde hace meses que las versiones sobre compras en ese sector son moneda corriente y «las conversaciones siguen en varios frentes», según dijo a El País un profesional que participa en operaciones de compras y adquisiciones.

En 2006 Credit Agricole compró la firma Emprendimientos de Valor que administra las tarjetas Cabal y es muy probable que los bancos estén mirando hacia las empresas de crédito como se produjo en la segunda mitad de los 90. Fue cuando el BankBoston compró OCA y Santander armó un paquete adquiriendo Credisol, Plata e Intercard.

Hoy no debería sorprender que los bancos vuelvan a salir de compras o a dar financiamiento a estas empresas dando destino al excedente de liquidez y logrando un mejor retorno por esos recursos. Entre los bancos se considera que será a través de estas empresas de crédito por donde se dará la expansión en el financiamiento a las familias.

El director ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados y ex presidente del Banco Central, Julio de Brun, dijo a El País que «es razonable esperar que el crédito al consumo siga creciendo más mediante mecanismos extrabancarios» como los préstamos directos de los comercios, las administradoras y las tarjetas.

De Brun aludió a las «ventajas regulatorias» que tienen empresas como Pronto! frente a los bancos. Los mayores controles se deben a que los bancos captan depósitos para prestar y estas empresas no lo hacen, recurriendo a otras fuentes de financiamiento. Sostuvo que la regulación prudencial que soportan los bancos por realizar intermediación financiera «encarece significativamente» los costos. A eso se suma los mayores costos salariales y de aportes jubilatorios que las empresas del mercado parabancario.

En el sindicato bancario los dardos apuntan de vuelta al Banco Central. Critican que la regulación impide a los bancos aprovecharse de la expansión debido a la «rigidez» de las normas. El secretario de Banca Privada de AEBU, Elbio Monegal, dijo a El País que invertir en el sector de administradoras de crédito «es un buen negocio» dado que no están regulados y tienen menores costos que los bancos.

El sindicalista cargó contra las regulaciones que hoy tienen los bancos que casi le impiden prestar a las familias.

TENDENCIA. En las empresas de créditos ven como natural un horizonte de nuevas operaciones de compra. En particular que bancos vuelvan a poner sus ojos en el sector. «Sí. Me lo imagino», contestó el director de Creditel, Carlos Crosta, cuando El País le preguntó si preveía que los bancos volvieran a comprar empresas de crédito. El empresario aludió al carácter «cíclico» de estos movimientos en el mercado. «Las crisis ahuyentan a los inversores y las épocas de bonanza los vuelven a atraer», sostuvo.

Compras como las de Pronto! marcan «una tendencia» que se da en momentos como los que vive la economía uruguaya. «Hoy las expectativas del tipo de clientes que atendemos son positivas y tienen menos miedo a endeudarse», dijo el director de Creditel, empresa que registró tasas de crecimiento de cerca de 70% anual en los últimos tres años.

Para Crosta es difícil que los bancos compren empresas muy chicas. «Lo más común es que primero los bancos fondeen a este tipos de empresas», explicó Crosta. Su empresa ya tiene «bastante solucionado» el financiamiento a través de un fideicomiso que lanzará -que será el primero de su tipo- y que está a estudio del BCU.

LEY. El futuro del sector está marcado por la aprobación de la ley de usura, algo que no pareció no preocupar a Advent.

De Brun dijo que si el proyecto se aprueba como lo envió el gobierno habrá «una retracción importante» de la oferta de las empresas de crédito y «un corrimiento» hacia mecanismos dentro del mercado informal como escribanías y prestamistas individuales.

Para los técnicos de gobierno eso no debe ocurrir. Un funcionario del equipo económico dijo a El País que es probable que haya fusión de empresas para bajar costos y así lograr reducir las tasas que cobran.