Según el FMI bajan riesgos para la economía mundial

«¿Dónde está la economía mundial ahora No pienso que los riesgos sean más importantes de lo que eran hace seis meses? Hasta pienso que disminuyeron un poco. Pero algunos de estos riesgos son diferentes y hay una conciencia más grande de las incertidumbres y de las paradojas de nuestra prosperidad actual», declaró en un discurso en Washington.

Rato también advirtió que los cambios que hará el FMI en su proceso de reforma «no van a ser fáciles» y que piensa lograr un consenso entre los países miembros para concretarlos.

«Necesitamos un Fondo que esté atento a los desafíos que nuestros miembros enfrentan, un Fondo que tenga los recursos para ayudarlos a enfrentar esos desafíos, y un Fondo (…) que dé justa representación a todos sus miembros», dijo Rato hablando a pocos días de las reuniones de primavera (boreal) del FMI y el Banco Mundial (BM) en Washington el próximo fin de semana.

Rato reiteró su objetivo de trabajar para ajustar los aportes financieros que los países miembros hacen al FMI en función de su peso relativo en la economía mundial, así como implementar medidas para salvaguardar los votos en la entidad de los países con economías más pequeñas.

«Vivimos un tiempo interesante y a veces paradójico», añadió. «La economía mundial creció 5% el año pasado, pero los mercados financieros cayeron 4% en un solo día», recordó.

«La globalización financiera le dio a miles de millones de personas acceso a los mercados mundiales de capital, y oportunidades a los inversionistas que nunca habían tenido. Pero los desequilibrios entres las grandes economías siguen siendo importantes, y una voluntad creciente de tomar riesgos produjo algunas prácticas discutibles en materia de crédito y ahorro», alertó.

europa. Por otra parte, Rato advirtió a los países europeos, que cuentan con algunos factores de preocupación como la tasa de crecimiento potencial, el desempleo y la reaparición del proteccionismo. En una entrevista que publica ayer el rotativo francés «Le Figaro», Rato subraya que la Unión Europa (UE) tiene un papel importante en la estabilidad mundial y en la contribución al desarrollo, mientras que su economía es estable. No obstante, apunta esos elementos como «desafíos» a los que tendrá que hacer frente y a los que añade el envejecimiento de la población, «que se acelerará a partir de 2010».

En concreto, datos del FMI señalan que el incremento de la edad media de la población europea supondrá que el gasto público aumentará casi el cuatro por ciento del PIB desde ahora hasta 2025.