Según Timerman, secreto bancario ‘conspira contra el buen gobierno’

El domingo los gobiernos de Uruguay y Argentina acordaron un plan de monitoreo de la planta de UPM y de la desembocadura del río Gualeguaychú tras arduas negociaciones.

Ese día, Mujica y Timerman mantuvieron una «larga conversación», según afirmó el canciller argentino, que relató que estuvieron de acuerdo en «no caer en las provocaciones de algunos medios de comunicación opositores» de ambos países y «seguir trabajando juntos», consignó la agencia de noticias estatal argentina Telam.

Ayer lunes, en el seminario «Crisis mundial. Antes, ahora y después» realizado en el hotel Alvear de Buenos Aires y organizado por la Cámara de Comercio Argentino-Uruguaya, la Fundación Círculo de Montevideo y el Consejo Interamericano de Comercio y Producción, Timerman envió un mensaje cuyo destinatario muchos interpretaron es el gobierno de Mujica.

El jefe de gabinete de la Cancillería argentina, Antonio Trombetta, leyó en el seminario un discurso de Timerman, en que afirmó que «el secreto bancario promueve la fuga de capitales y conspira contra el buen gobierno». Esa frase, en el marco en que fue dicha, fue interpretada por varios de los presentes como una clara crítica al sistema que rige en Uruguay, más aún cuando Argentina reclama tener acceso a la información sobre el dinero de sus ciudadanos depositados en la plaza local.

En una entrevista publicada el jueves por el semanario Búsqueda, Mujica dijo que Argentina es un «una país cortado en dos» y consideró «muy fuerte» que se le haya prohibido a integrantes del gobierno de Cristina Fernández asistir al velatorio de Néstor Kirchner.

Mujica también fue consultado sobre la frase del ex presidente Jorge Batlle de que los políticos argentinos son «una manga de ladrones del primero al último». «Lo grave de Batlle fue haberlo dicho y que se lo hayan grabado. No haberlo pensado», respondió Mujica, quien ayer comenzó una visita oficial a Ecuador.

Estas declaraciones del presidente causaron malestar en el gobierno de Cristina Fernández. Una fuente de la delegación argentina que participó en la cumbre del G20 en Seúl, Corea del Sur, dijo a El País que Cristina Fernández y Timerman analizarían los dichos de Mujica al regresar a Buenos Aires y que canalizarían el tema «por la vía diplomática».

Como las declaraciones de Mujica tuvieron amplia difusión en Argentina, el gobierno uruguayo montó entonces una operación a fin de amortiguar el malestar argentino con Mujica, sabiendo además que el domingo vendría Timerman a Montevideo a cerrar el acuerdo por el monitoreo de UPM y que podría plantearle el tema al canciller Luis Almagro.

La Embajada uruguaya en Buenos Aires entregó copias de la entrevista a Mujica en Búsqueda a varios medios argentinos -entre ellos los diarios La Nación y Clarín-, para que conocieran el marco de sus dichos, comentaron fuentes de gobierno a El País. Y el viernes Mujica decidió dar una entrevista telefónica al semanario kirchnerista Miradas al Sur, que se publicó el domingo.

En esa entrevista, Mujica habló de una «campaña» de prensa que busca «contradicciones» en la interna del Frente Amplio y una «fractura» en el plano internacional.