Seguridad: exigen a policías más “actitud” y “presencia”.

Desde el Estado Mayor policial aseguran que se busca “profesionalizar” y modernizar a la fuerza

Actitud, vigilancia y presencia. Son las tres premisas que los oficiales de Policía exigen desde ayer a los uniformados que realizan las tareas de prevención del delito en Montevideo.
Todo policía que esté cumpliendo el servicio deberá llevar colocada la boina azul. Si no la tiene será sancionado por un oficial, que deberá darle apoyo y controlar que cumpla con esa orden.

“El uniformado que esté de servicio debe tener una actitud que lo diferencie claramente de otro que esté uniformado pero fuera de servicio”, indicó a El Observador Luis Ituarte, integrante del Estado Mayor policial del Ministerio del Interior, al referirse al primer día de aplicación del Esquema Integral de Seguridad Ciudadana.

Señaló que el policía que esté de servicio debe lucir vigilante, atento y con buen talante.

“No estará solo, porque la orden ha sido clara también para los oficiales al mando. Estos deben estar en la calle apoyando a sus subalternos pero a la vez controlando que esté con esa actitud positiva que se exige ahora”, añadió.

En una recorrida por Centro, Cordón y Unión, El Observador pudo comprobar ayer que la postura de los policías en servicio respondía a esas tres premisas.

Al responder sobre la nueva orden de servicio, algunos funcionarios señalaron que es “normal y lógica”, y no hace más que exigir al uniformado que cumpla la función para la que fue entrenado.

“Es como cualquier otro trabajo. Si usted como patrón observa que un empleado no cumple, no le queda otra que observarlo o sancionarlo. De eso se trata ahora para todo aquel policía que esté patrullando”, explicó el jerarca.

Consultado sobre si los policías están capacitados y entrenados para entrar en acción ante un hecho delictivo, indicó que se están acompasando los tiempos para que cada policía tenga cursos de actualización teórica y práctica.

Actualización. Ituarte explicó que los policías, además de cumplir el servicio regular, realizan el servicio 222, lo que dificulta la instrumentación de esos programas.

“Estamos en un plan concreto de actualizar conocimientos, modernizar y profesionalizar la Policía”, dijo. Empero, advirtió que “no es sencillo” hacerlo porque son miles de efectivos. Ituarte estimó que en un período no mayor a dos años cada policía recibió cursos de actualización y práctica de tiro.

El miembro del Estado Mayor policial destacó que pese a esas dificultades la Policía avanzó en forma sustancial en cuanto a la capacitación de sus efectivos y la modernización de su equipamiento. “Los oficiales tienen la orden expresa de fomentar la capacitación de sus subalternos”, acotó Ituarte.

Al mismo tiempo, recordó que cada funcionario puede realizar práctica de tiro por su cuenta pues se le repone la munición.