Senado aprobó la Rendición, que no se abrirá en la Cámara Baja

Los votos del oficialismo alcanzaron para sancionar el texto sin tener en cuenta los reclamos de los funcionarios estatales, ni los pedidos de la oposición de aprovechar la instancia presupuestal para aplicar reformas estructurales en el funcionamiento del Estado.

La oposición quedó sin posibilidades de destinar una parte del gasto a los sectores que no fueron contemplados. Pese a que la Rendición de Cuentas pasará ahora a la Cámara de Representantes, las chances de poder incidir en su contenido son prácticamente nulas.

El propio vicepresidente Rodolfo Nin Novoa se encargó de despejar dudas cuando comentó a algunos senadores de la oposición que en Diputados la Rendición «no se va a abrir», por lo cual espera que «en pocos días» sea sancionada.

Pero atada a esa norma, está una iniciativa no menos significativa: el proyecto del gobierno que plantea la reforma del sistema tributario.

Hasta anoche, el oficialismo no había conseguido ponerse de acuerdo sobre el contenido de este proyecto de ley, que se encuentra siendo analizado por Diputados desde hace semanas.

La situación preocupa más allá de lo normal debido a que el martes 22 ingresará en la Cámara ba-ja el proyecto de Rendición de Cuentas sancionado anoche en el Senado y, a partir de entonces, comenzará a correr el plazo constitucional de 45 días para su tratamiento.

Esto significa que es un asunto excluyente y podría dejar a la reforma tributaria, una vez más, en el congelador, aunque esta vez por un motivo no político. La bancada del oficialismo ha informado en la comisión de Hacienda que en cuanto haya acuerdo interno, se votará la reforma tributaria. Pero ese entendimiento hoy no aparece.

Por lo pronto, la comisión está citada para esta mañana a fin de continuar recibiendo delegaciones de asociaciones u organizaciones interesadas en dar su punto de vista sobre el contenido del proyecto que puede ser modificado en función de los reclamos de los propios sectores oficialistas. Básicamente se pide subir de $ 7.400 a $ 9.000 el monto de las pasividades que no tributarán el impuesto a la renta y aumentar de $ 14.000 a $ 18.500 el límite de la primera franja dispuesta para los activos.

ADITIVOS. La oposición tampoco fue contemplada ayer, cuando se votó en el Senado el contenido del proyecto de Rendición de Cuentas. Prácticamente hubo ausencia total de debate durante las horas de consideración de la iniciativa.

La bancada del Partido Nacional presentó una serie de aditivos para mejorar algunas situaciones de funcionarios docentes y no docentes de la Enseñanza.

Además, se advirtió sobre la necesidad de mantener bajo control de la Dirección Nacional de Bomberos los proventos que esa dependencia percibe, a fin de mejorar su condición de operatividad, pero ello fue rechazado.

El oficialismo aseguró a lo largo de la jornada que se ha destinado la mayor parte de los recursos a áreas que se consideran sensibles como la educación, la salud y la seguridad. Pero se rechazó que pueda hablarse de un gasto excesivo de los recursos presupuestales.

Más aún, se marcó una clara diferencia con gobiernos anteriores en la elección de las áreas de asignación de recursos.

Pero los nacionalistas insistieron y pidieron en bloque una mejora salarial para los defensores de oficio, que actualmente se encuentran en conflicto, del mismo modo que se propone una recuperación salarial para integrantes del Poder Judicial.

Ayer los abogados que prestan asesoramiento a usuarios del Poder Judicial hicieron paro en reclamo de un aumento del 31%, similar al de los funcionarios judiciales para el resto del quin- quenio.

Alegaron ser discriminados en materia presupuestal, pero su reclamo no fue atendido.