Senado vota hoy segunda terminal. Contenedores.

Entre las modificaciones de última hora se acordó ­a instancias de los senadores socialistas­ que la subasta de la terminal se concrete antes del 1º de junio del año próximo y que los cánones a establecer, ya sea el móvil (por el movimiento de cada contenedor) o el fijo (el que la empresa adjudicataria abone por año), sean resueltos en la misma subasta y por las firmas que eventualmente pujen y no por la ley.

Los cánones nunca podrán ser inferiores a U$S 12 en el caso de los contenedores de 20 pies y de U$S 24 para los de 40 pies. De aprobarse hoy martes el proyecto ­hay dudas porque existen dos leyes en el orden del día del Senado que no hay posibilidad de postergar, como la suspensión de la vigencia del seguro obligatorio de automóviles y motocicletas y la nueva ordenanza sobre el lavado de activos­, pasará a Diputados con el fin de que este mismo mes o en junio se apruebe y se derive al Poder Ejecutivo para su promulgación. Si no se trata hoy se votará mañana miércoles.

El miembro informante de la ley de la nueva terminal será el senador del Espacio 609 Víctor Vaillant.

Ayer, en la reunión con el ministro de Transporte, Víctor Rossi, y los demás integrantes de la bancada oficialista, Vaillant alertó que la intención de los socialistas de que la subasta tenga fecha concreta de realización, es decir el 1º de junio de 2010, podría ser contraproducente para el próximo gobierno «porque le pone una limitación a la subasta y si ocurre alguna postergación ya debería modificarse la norma». Vaillant señaló que a pesar de esa cláusula «nuestro sector no puso objeciones a la propuesta porque no contradice el espíritu general del proyecto».

Precisamente la propuesta de trasladar para el próximo gobierno la subasta de la terminal especializada había sido mocionada como un aspecto «innegociable» por parte de la mayoría de los legisladores del Espacio 609 y así se incluyó en las últimas sesiones de la Comisión de Transporte de la Cámara alta. De la subasta no podrán participar las dos firmas que ya se encuentran operando en el Puerto de Montevideo, lo que trajo consigo un sinfín de reclamos y de advertencias de juicios millonarios por parte de una de ellas contra el Estado uruguayo.

Ni los belgas de Katoen Natie ni Montecón podrán participar de la puja porque la intención del gobierno es evitar el monopolio en el manejo de los contenedores en la terminal marítima capitalina.