Separaron del cargo a jerarca del MSP y abren investigación

El responsable del área de vigilancia epidemiológica del Ministerio de Salud Pública (MSP), Sergio Curto, fue separado del cargo ayer por las autoridades sanitarias, que simultáneamente iniciaron una investigación administrativa interna para confirmar si algún técnico del área conocía la existencia de casos de estafilococo metecilino resistente y no dio cuenta a las autoridades, según fue anunciado en el Parlamento por el propio ministro Conrado Bonilla, y el director general de la Salud, Diego Estol.

En el curso del segundo día de informes brindados a la comisión de Salud Pública de la Cámara de Representantes por las autoridades del MSP, el equipo encabezado por Bonilla admitió que esa bacteria resistente a los antibióticos, que ya causó varias muertes en el país, sorteó los controles sanitarios oficiales y que se supo de su existencia mucho tiempo después de su desarrollo y cuando había provocado ya casos fatales.

Incluso, el ministro Bonilla reconoció ante los legisladores que semanas atrás se enteró «por un amigo», con quien se cruzó caminando por la calle, sobre el estafilococo que estaba haciendo estragos en diversos grupos comunitarios, dijeron a El País participantes de la reunión.

En cuanto se tomó conocimiento de ese hecho, el presidente de la comisión, el diputado forista Gustavo Amen repitió con el ministro, como para dejarlo claro: «usted se entera por un amigo y le informa al director general de la Salud. Había una epidemia que estaba corriendo por el país y usted no lo sabía».

Las autoridades del MSP, que en su primer informe a la comisión legislativa del día martes 27 reconocieron la existencia de unas 160 personas infectadas en el 2004, hablaron ayer, 24 horas después, de 417 casos en todo el país en lo que va del año. Estol contó en la comisión que en la mañana de ayer pudo reunir la información procedente de todos los grupos encargados y que recién a partir de ese momento se puede afirmar que el MSP tiene los datos consolidados. Respecto a la información del año 2003, explicó que aún hay que consolidarla y unificarla. Estol dijo que a partir de ahora el MSP deberá «tener una verdadera idea» de qué impacto tiene la acción de la bacteria sobre la población, en base a los casos existentes y el lugar donde surgen.

«Yo soy el director general de la salud y tengo que tener información para evaluar los acontecimientos e informar al señor ministro», subrayó Estol, al explicar la medida sobre Curto.

MANO A MANO. Durante buena parte de la reunión, los protagonistas fueron los diputados Amen y el frenteamplista Luis Gallo, que sostuvieron prácticamente un mano a mano con el ministro, el subsecretario y los asesores. Los diputados de la izquierda Ramón Legnani y Orlando Gil Solares se retiraron a poco de haber comenzado el intercambio. Más tarde lo hizo el representante nacionalista Jorge Chápper. Y algo más adelante, tocó el turno a los delegados de la 15 Wilmer Trivel y Daniel Bianchi.

Amen apuntó en la parte central de la reunión que comparte «todas las medidas» que tomó Estol pero hizo hincapié en que «cuando se hizo la epidemia ya estaba instalada» en el país.

Reclamó que se tomen «rápido» varias «medidas de ajuste» porque «el control sanitario es evidente que falló. Había una epidemia en curso y el ministerio no estaba enterado».

En la interpretación del legislador colorado si bien para él no cabe imputar directamente a Bonilla sobre los hechos, dijo que «nadie negó» en la reunión que «la responsabilidad es del ministro».