Sequía preocupa al gobierno y provoca pérdidas en agro

La remisión de leche a Conaprole cayó 40% y la falta de pasturas obliga a los productores a importar granos para complementar el alimento. Peligran los cultivos «de segunda» y la próxima cría del ganado.

El déficit hídrico registrado a lo largo de todo el año pasado -y que se vio acentuado a partir de la primavera- amenaza con provocar importantes pérdidas en las siembras de verano, que se sumarían a la baja en el rendimiento que ya padecen los sectores lechero, ganadero y granjero.

A nivel de gobierno, se evalúa que «la situación es preocupante» en gran parte del país, según manifestó a Ultimas Noticias el director general de Servicios Ganaderos del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, Francisco Muzio.

Por tal motivo, la cartera evaluará la próxima semana las medidas a adoptar de persistir la situación de sequía, anunció el jerarca, al tiempo que algunas agrupaciones federadas pertenecientes a la Federación Rural analizan plantear al ministro Mujica la importación de forraje a efectos de mitigar la situación, al igual que aconteciera en los primeros meses de 2005.

Los meteorólogos prevén que la situación de déficit hídrico se mantendrá en enero y febrero, con algunos episodios de lluvias como el que se espera para la próxima semana entre el 10 y el 15.

IMPORTANTES PÉRDIDAS

Hasta el momento, los sectores más perjudicados por la falta de lluvias han sido el lechero -donde la remisión de leche a Conaprole cayó cerca de un 40%-, la agricultura de granos y las granjas.

Para el presidente de la Comisión Nacional de Fomento Rural, Fernando López, la situación es «bien complicada» y se agrava de forma acelerada.

Se estima que las pérdidas en los cultivos de verano ya alcanzan el 50% en lo que refiere al maíz, según señaló días atrás Carlos Foderé de la firma Fadisol y, en menor proporción, la soja, que demostró una «mayor resistencia», aunque la falta de agua puede hacer caer el rendimiento por hectárea, sobre todo en la parte más afectada del sur del país. De todas formas, el sembrado «de segunda», que es el que se efectúa a fines de diciembre, en general no se pudo realizar y, del que llegó a plantarse, la gran mayoría «está perdida».

En lo que respecta al sector granjero, «hasta el momento, se está teniendo un abastecimiento normal», dijo a Ultimas Noticias el presidente de la Confederación Granjera del Uruguay, Remo Di Leonardi, aunque aseguró que si la situación se acentúa en los próximos 15 días, «vamos a tener problemas serios».

«De no llover en los próximos 15 días, las fuentes de agua van a ir menguando y puede haber disminución en varios rubros de producción, como los frutales, y la producción para invierno, como el boniato y el zapallo.

En cuanto a los cultivos «de ciclo largo», Di Leonardi afirmó que son los que «más han sufrido» la falta de agua y, en el caso de la zanahoria, se va a tener que recurrir a la importada, donde se va a notar un alza en el precio debido al mismo que tiene este cultivo en la región.

En cambio, los cultivos de hoja que cuentan con buenos riegos hasta el momento no han tenido problemas, agregó, aunque de persistir la situación, el panorama puede extenderse a este sector.

A su vez, se espera una baja en la productividad y la calidad de las manzanas y peras, donde estas últimas se verán perjudicadas en el mercado de exportación. De todas formas, la producción de manzanas no se verá afectada en cuanto a cantidad, ya que para esta temporada se espera una cifra récord, informó Di Leonardi, aunque sí disminuirá la rentabilidad del granjero debido a la pérdida de calidad.

Al igual que estos sectores, la viticultura también se verá afectada, pero en menor medida, debido a la «mayor resistencia» que esta fruta posee frente a la falta de agua.

MENOS LECHE Y PASTURAS

López coincidió con los dichos de Foderé y agregó que a esto se sumará la pérdida por las áreas que no pudieron sembrarse y las sufridas por el sector granjero y lechero.

Sobre este punto, destacó que la remisión de leche a las plantas por parte de los productores cayó durante todo diciembre y existe escasez de forraje.

Según dijo a Ultimas Noticias el presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (Anpl), Wilson Cabrera, en los últimos quince días la situación se agravó de forma «importante». Las remisiones diarias a las diferentes usinas de Conaprole se ubican hoy en los dos millones de litros después de haber ingresado más de tres millones, lo que significa una merma de casi el 40% que, incluso, de mantenerse la seca, podría llegar al 50%.

Asimismo, indicó que los tamberos deben gastar tres veces más para producir menos cantidad de leche. «Así, los números no cierran en ningún lado», enfatizó Cabrera. Destacó asimismo que la gremial evalúa solicitar a Conaprole que transfiera recursos a través del precio de la leche al menos durante el período de sequía.

La escasez de pasto ha obligado a los productores a importar granos para alimentar al ganado, al punto que las compras mensuales de este producto se duplicarán este mes respecto del nivel «normal», según informó a Ultimas Noticias el gerente de Productores Lecheros S.A. (Prolesa), Sergio Labella. A esos efectos, Prolesa tiene previsto importar durante el mes de enero 13.500 toneladas de granos -frente a las 6.000 habituales- que comenzarán a transportarse desde Argentina en barcazas con destino al puerto de Nueva Palmira. De todas formas, esta cantidad no cubrirá la demanda total del sector, que asciende a 17.000 toneladas.

Si bien el transporte carretero es más económico, Labella adelantó que se operará por Nueva Palmira debido a que «permite llegar más rápido y con volumen a los tambos», al tiempo que evitan el cierre de los puentes por organizaciones ambientalistas en protesta por la instalación de las plantas de celulosa.