Sharon lanzó ofensiva militar contra extremistas palestinos al sur de Gaza

Aviones israelíes lanzaron misiles y mataron al principal comandante de la Yihad Islámica en el sur de Gaza y a su guardaespaldas mientras viajaban en un automóvil a lo largo de un camino costero en la ciudad de Gaza.

El ejército dijo que Mohamed Jalil, de 35 años, era responsable de la muerte de 17 israelíes en varios ataques.

El primer ministro Ariel Sharon juró usar «todos los medios» para aplastar a los extremistas, pero la rápida escalada en la violencia amenazaba con debilitarlo hoy antes de una votación crucial en su Partido Likud.

Sharon planeaba dirigirse a una convención de su partido ayer por la noche, pero canceló su discurso después de que su micrófono fue desconectado.

Aviones israelíes atacaron ayer presuntas fábricas de armamento palestinas y otros blancos en la Franja de Gaza, mientras soldados del Estado judío arrestaron a cientos de milicianos en Cisjordania después de que el grupo islámico Hamas arrojó cohetes a poblados de Israel. Israel disparó proyectiles de prueba hacia zonas vacías en el norte de Gaza, antes de un posible ataque de artillería, y se estaba analizando la posibilidad de una invasión por tierra, indicó el ejército.

La secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice llamó al líder palestino Mahmud Abbas el sábado por la noche y lo exhortó a fortalecer una tregua de siete meses con Israel y evitar que la situación se deteriore aun más, dijeron autoridades palestinas.

Rice también habló con líderes israelíes, dijo el embajador estadounidense ante Israel, Richard H. Jones. «Entendemos que los terroristas intentan provocar a Israel en este momento delicado, y comprendemos la posición israelí y la respuesta que ha adoptado», dijo Jones.

Después de concluir su retiro de Gaza hace dos semanas después de 38 años de ocupación, Israel dijo que respondería con dureza a cualquier ataque proveniente de la Franja de Gaza.

El gobierno aprobó la nueva ofensiva después de que milicianos de Gaza dispararon casi 40 cohetes de fabricación casera a Israel el viernes y el sábado, lesionando ligeramente a seis israelíes. El domingo no se disparó ninguno, indicó el ejército. «No habrá restricciones sobre los medios usados para golpear a los terroristas y a sus organizaciones, su equipo y sus escondites», afirmó Sharon. «La orden es inequívoca. No nos referimos a una operación aislada, nos referimos a una actividad continua cuyo objetivo es golpear a los terroristas».

La violencia destruyó la atmósfera de buena voluntad tras el retiro de Gaza y dañó gravemente la inestable tregua. Los ataques también incrementaron la presión sobre Abbas para que enfrente a los extremistas. (AP)