Sharon vincula ataque palestino a fallo de la Corte de La Haya

TEL AVIV | AP

El primer ministro Ariel Sharon fustigó al Tribunal Internacional de la ONU que declaró ilegal a la barrera de seguridad que Israel construye en Cisjordania y aseguró que el atentado contra una parada de autobuses de Tel Aviv «es el primero auspiciado» por esa corte.

En el ataque, una soldado de 19 años murió, dijo el ejército. La policía indicó que 32 personas resultaron heridas por la explosión. Fuentes hospitalarias manifestaron que cinco sufrieron lesiones de gravedad y las demás eran atendidas por el susto y heri- das leves.

Sharon ignoró el fallo del viernes del tribunal que consideró necesario desmantelar la barrera de alambradas, fosas y cemento, y ordenó continuar con su construcción.

Los líderes palestinos, mientras tanto, señalaron que no están apurados para buscar una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la barrera debido a que esperan un veto de Estados Unidos.

En una reunión de gabinete, los palestinos acordaron esperar hasta después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos de noviembre para buscar una acción del Consejo de Seguridad, dijeron algunos de los participantes del encuentro.

PANICO. En la embestida de ayer, los milicianos palestinos detonaron una bomba de dos kilos cuando un autobús se detuvo en una parada cercana a la estación central de autobuses de Tel Aviv.

El chofer del autobús, Eyal Gazit, dijo que en un principio creyó que la bomba estaba en el vehículo.

«De repente, una gran explosión, una nube de humo negro y el autobús cubierto… las ventanillas se rompieron», expresó en declaraciones a Radio Ejército. «Había gritos … los pasajeros saltaban y se pisaban tratando de escapar del autobús».

La Brigada de los Mártires de Al Aqsa, un grupo palestino violento ligado al partido Fatah de Yasser Arafat, se proclamó responsable por el ataque dinamitero de Tel Aviv, y dijo que fue una venganza por la muerte de sus miembros a manos de israelíes.

«Esto dice que podemos llegar a cualquier lugar, aún cuando existe una cerca», manifestó un portavoz de Al Aqsa en la ciudad cisjordana de Naplusa.

Los milicianos palestinos no habían concretado con éxito ninguna embestida en el territorio israelí desde un ataque suicida en la ciudad portuaria de Ashdod, el 14 de marzo.

FALLO. Sharon se reunió ayer con ministros de su gabinete, funcionarios de seguridad y el fiscal general para analizar las repercusiones del fallo del tribunal internacional.

El primer ministro israelí ordenó la continuidad de la construcción de la barrera, dijo su oficina en una declaración escrita.

Resolvió además disputar la decisión de la corte con «todos los medios diplomáticos y legales», indicó el comunicado.

Israel no reconoce la jurisdicción del tribunal en el caso, y ha pedido a Estados Unidos que frene una acción de la ONU.

Israel sostiene que la mura- lla es necesaria para impedir que los atacantes palestinos ingresen al país.

«El acto cruel de esta mañana es el primero que sucede con el respaldo de la decisión de la corte mundial en La Haya», expresó Sharon.

«La decisión envía un mensaje destructivo para alentar el terrorismo y denuncia a los países que se autodefienden de él», sostuvo al iniciar la reunión semanal del gabinete israelí.

El atentado le cambió la visión sobre la barrera

TEL AVIV – Las imágenes de la explosión continuaban en la mente de Sammi Masrawa mientras yacía en la cama de un hospital: la joven soldado decapitada parcialmente, una mujer en avanzado estado de gestación tirada en la acera con sus piernas mutiladas y gritando «mi bebé, mi bebé».