Si el crudo vuelve a U$S 57 los combustibles pueden subir

El incremento de los combustibles que se decidirá a mediados de esta semana va a ser importante. El presidente de Ancap, Daniel Martínez, dijo a El País que si el petróleo se estabilizase en alrededor de U$S 57 el barril, el incremento debería ser de 10% o más y que si opera en los primeros días de esta semana en torno a U$S 55 la variación podría estar algo por debajo del porcentaje mencionado.

«Tenemos que hablar con los equipos técnicos. Estamos manejando 3 o 4 alternativas. Estábamos trabajando con un barril en torno a U$S 57 pero el jueves bajó», explicó Martínez. El jueves el precio del barril WTI, tomado como referencia en Uruguay, subió U$S 1,03 y cerró en U$S 54,84 como consecuencia de la preocupación que generó una explosión en una refinería de Texas que causó 15 muertos. El nivel máximo lo alcanzó el petróleo el pasado 17 de marzo, cuando cerró a U$S 57,60.

En diciembre Ancap rebajó los combustibles 7,56% y adoptó como referencia para el precio del barril un valor de U$S 43. Pero ya ha debido realizar compras a más de U$S 52 el barril, por lo que ya no puede esperar para decidir una corrección de los valores. La suba se decidirá probablemente el miércoles y es posible que incluya un porcentaje mayor para el gas-oil que para las naftas, aunque todavía no está resuelto. El nuevo directorio de Ancap ha señalado que intentará corregir el excesivo consumo de gas-oil e incrementar el de las naftas.

Asumiendo que el petróleo seguirá alto, Martínez viajará seguramente en la próxima semana a Venezuela para intentar definir algunos detalles del convenio firmado el pasado 2 de marzo con Petróleos de Venezuela, que permitirá a Ancap realizar compras a esta petrolera con financiación a plazos largos. El jerarca señaló que «dependiendo de que nos convenga» la primera compra en el marco de este acuerdo podría hacerse en junio o julio.

Martínez también analizará la posibilidad de que se refine petróleo venezolano en La Teja como forma de generar ingresos extra para el ente. De todas formas, esta posibilidad está hoy muy acotada porque La Teja (que puede refinar 50.000 barriles diarios) está trabajando a cerca del 90% de su capacidad porque está procesando el fuel-oil y el gas-oil que utiliza UTE en sus centrales de generación, dijo Martínez.

Ute. Por otra parte, en esta semana el directorio de UTE recibirá los informes de sus servicios técnicos respecto a los ajustes necesarios. El anterior directorio votó una suba del 10% para los grandes consumidores que el entonces ministro de Industria, José Villar, no quiso homologar. Pero los técnicos de UTE pretendían también una suba para los consumidores residenciales. Desde entonces la situación se deterioró. Esta semana está previsto que descienda el nivel de los embalses de las represas Gabriel Terra y Palmar porque en ambos casos deberá utilizarse parte de su agua para generación. El gobierno quiere reservar todo lo posible esa agua para afrontar el invierno.