Si no hay solución, AEBU puede afectar los cajeros automáticos

Esta tarde se llevará a cabo una reunión considerada “clave” entre representantes del Poder Ejecutivo y una delegación de dirigentes de banca pública, de la que dependerá la suerte del conflicto que desde hace más de 40 días llevan adelante los trabajadores de los bancos oficiales.
En el encuentro, que se desarrollará a partir de la 13 horas en el Edificio Libertad, participarán integrantes del Ministerio de Trabajo, del Ministerio de Economía, de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y de la oficina Nacional de Servicio Civil.

Una asamblea de bancarios, resolvió el miércoles 24 –día en que realizaron un paro de 24 horas– que si en la reunión con el gobierno no obtienen respuestas favorables a sus reclamos, llevarán el conflicto “hasta las últimas consecuencias”.

Los trabajadores de los bancos estatales reclaman un incremento salarial del orden del 11% y que el gobierno les compense el aumento de aportación de 3% a 6% al Sistema nacional Integrado de Salud que comenzará a regir en enero 2008. Si bien, el aumento de aportes producto de la reforma tributaria no integra la plataforma de reivindicaciones, se trata de un tema que también “molesta seriamente” a los bancarios.

La negociación de esta tarde, se producirá sin movilizaciones, debido a que la asamblea de AEBU votó la moción de suspender por hoy los paros como “gesto de buena voluntad”.

Esa iniciativa fue planteada por la lista 17 (comunistas y otros), mientras que la lista 810, dominada por radicales, propuso movilizarse durante toda la jornada para “hacerle sentir la presión” al gobierno, dijo a El Observador un vocero de ese sector.

Lo que sí es claro es que si esta tarde los bancarios se van con las manos vacías incrementarán severamente las medidas de lucha que vienen aplicando.

“Al gobierno le duelen las medidas, pero si hoy no hay respuestas le van a doler mucho más”, dijo a El Observador el dirigente de la lista 810, Aldo Gilli.

Hasta el momento, los sindicalistas han trabajo “a reglamento”, afectando la operativa de la cámara compensadora de cheques y, en los días de paro, se cerraron las cajas de atención al público más temprano, perjudicando a los usuarios.

Fuentes del sindicato destacaron que también se afectan las transacciones al exterior y el valor del dólar, puesto que el Banco Central no cuenta con información al final de cada jornada.

No obstante, si el conflicto se agrava, los trabajadores están dispuestos a afectar el funcionamiento de los cajeros automáticos del Banco República y a dejar de cumplir con el pago de algunas prestaciones sociales.