Sistema de multas con foto incluida

A mediados de 2005, la comuna capitalina pondrá en funcionamiento en la rambla un sistema de cámaras «multadoras» que captará las infracciones, cuya notificación y castigo llegará al domicilio del sancionado acompañada de una fotografía.

Ala instalación los fines de semana de una peatonal en la calzada sur de la rambla montevideana -entre 21 de Setiembre y Buxareo, y en el Parque Rodó- la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) agregará un sistema de control de tránsito «inteligente», provisto de elementos de última generación.

Esta iniciativa responde a la política de minimizar los accidentes de tránsito.

LAS RAMBLAS Por las ramblas montevideanas circulan entre 50.000 y 55.000 vehículos por día, y en las horas pico -18 a 20- se acercan a 4.000. Por ello, la IMM extrema el uso de instrumentos de control que parten de cámaras ubicadas en los 16 cruces semaforizados entre Sarmiento y Solano López.

Esas cámaras no sólo permiten mejorar los controles, sino que posibilitan un archivo de datos.

También funciona un sistema de circuito cerrado de televisión, con ocho cámaras digitales de video distribuidas por Sarmiento, Solano García, Bvar. España, 26 de Marzo y Solano López, que rotan y archivan cada 48 horas.

LAS MULTADORAS Al tiempo, la IMM licita la compra, colocación y puesta en uso de un sistema de cámaras multadoras capaces de obtener mil fotos sin recambio.

Este esquema entrará en funciones a mediados de 2005 y no implica la intervención de los inspectores, ya que una vez registrada la infracción operará un software cuya actuación terminará con el envío de la multa al domicilio del infractor, acompañada de una foto, lo que la hace casi inapelable.

Si bien el costo de la innovación es alto -U$S 135.000 de equipos y $ 1.215.000 para materiales y mano de obra-, la IMM espera recuperarlo con lo recaudado a través de las multas en los primeros meses, antes de que el conductor usuario de la rambla aprenda a cuidarse de caer en infracciones a pesar de no percibir inspectores.

De todos modos, las cámaras no estarán siempre en los mismos lugares.

Podrán «panear» la rambla en seis minutos y estarán acompañadas de lo que las autoridades denominan «lombadas inteligentes», sensores ubicados en pequeños «lomos de burro» que presenta el pavimento junto a los semáforos, y que detecta si el vehículo comienza a andar antes de que lo habiliten las luces, coordinadas, a su vez, mediante programas más sofisticados.