Surgen diferencias de enfoque en el equipo económico por el dólar

La sostenida baja del precio del dólar generó en las últimas horas diferencias de enfoques en el seno del equipo económico, en un contexto de crecientes presiones de empresarios exportadores que desean volver a ver en las pizarras de los cambios una cotización de la divisa que les genere a sus negocios una rentabilidad similar a la obtenida en los primeros meses que le siguieron a la devaluación de junio de 2002.
Fuentes oficiales confiaron ayer a El Observador que en la interna del Banco Central (BCU) se produjo esta semana un “enfrentamiento de posturas” respecto a cuál debería ser el accionar de la entidad monetaria en un contexto de ininterrumpida caída del precio del dólar. A su vez, los informantes aseguraron que a las autoridades del Central “algunos integrantes del equipo económico” le están exigiendo “una mayor intensidad de actuación” en procura de contener la baja de la divisa.

Según las fuentes, algunas autoridades económicas consideran que ya no parece adecuado que el BCU limite su estrategia a mantener estabilizada la inflación, sin tener en cuenta el factor de la competitividad en materia comercial, que se está resintiendo en términos globales y, en especial, con Argentina.

Las fuentes indicaron que esas discrepancias, que germinan tanto en el BCU como en el Ministerio de Economía, motivaron que el ministro Danilo Astori programe para las próximas horas una reunión del equipo económico para evaluar el estado de situación. Al ser consultado ayer por El Observador Astori dijo que “en estos momentos” prefería no hablar del tema y que lo hará luego de reunirse con sus asesores.

Parte de la inquietud que se vive en esferas del gobierno lo testimonió el hecho de cuando el presidente del BCU, Walter Cancela, retornó el martes pasado a su despecho de trabajo después defender el mantenimiento de la política cambiaria de libre flotación frente al dólar en un almuerzo de ADM, se lo esperaba con impaciencia para decidir una eventual compra de divisas con el propósito de frenar la baja de precio. Ese día, dos minutos antes del cierre de las operaciones, el BCU compró US$ 3 millones en el mercado, aunque no evitó que la divisa cerrara en baja.


Otro frente. En ese marco, el lunes en el Ministerio de Ganadería –que ha sido siempre un foco de presión para Astori en materia cambiaria– un grupo de técnicos de Oficina de Programación y Política Agropecuaria analizó la situación cambiaria “con mucha preocupación”, dijeron participantes de la reunión que encabezó el subsecretario Ernesto Agazzi. Durante esa reunión, algunos participantes manejaron la tesis de que el bajo precio del dólar esta generando un “boom especulativo” en materia de “compra de campos”. Se presentaron algunos cálculos relativos a cómo el bajo nivel de tipo de cambio está erosionando la competitividad de algunos rubros agroexportadores y se barajó la opción de instrumentar un régimen de control de capitales similar al que rigió en Chile durante la década de 1990.

Mientras, el jefe de la Asesoría Macroeconómica y Financiera del Ministerio de Economía, Fernando Lorenzo, reconoció –durante una reunión que mantuvo con técnicos del Ministerio de Ganadería el martes en la sede de esa cartera– que el comportamiento que viene mostrando el dólar puede ser algo “preocupante”, dijeron participantes de la charla. No obstante, Lorenzo enfatizó que “no hay atraso cambiario” y que los problemas de competitividad “son exclusivamente” con Argentina.


Más presión. Con ese panorama de fondo, las principales gremiales empresariales entregarán la próxima semana a Astori un documento en el cual instarán al gobierno a que “abandone ya, su errática” política cambiaria para comenzar a contrarrestar los efectos negativos que, entienden, eso tiene sobre la competitividad de sus negocios. Así lo informaron ayer a El Observador fuentes que participaron en la elaboración del documento, en cuyo borrador dijeron se pone el acento en formular duras advertencias entre las que figura el posible “cierre de industrias” y el “desvío de flujos de capital” como consecuencia de un precio del dólar “poco atractivo” para “estimular la rentabilidad” y la “radicación de inversiones”.

Las fuentes dijeron que se exhortará a que el BCU “intervenga con presteza” para frenar la baja del dólar y se detallará y cuantificará el impacto que sobre las empresas está ejerciendo el encarecimiento de los costos de producción. Se resaltará que el concepto de país productivo “quedó en una falsa promesa”, agregaron las fuentes.

Se hará hincapié en que la política económica está “reñida” con el artículo 50 de la Constitución, que declara que el Estado orientará el comercio exterior protegiendo las actividades productivas cuyos destino sea la exportación o que reemplacen bienes de importación, agregaron.

POR DENIS DUTRA Y MARCELO INVERSO DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR