Suspenden maniobras navales en río Uruguay

El gobierno argentino pidió a Uruguay que suspenda la realización de ejercicios navales programados para finales de noviembre en el río Uruguay bajo el argumento de que pueden constituirse en un elemento más de tensión a la conflictiva situación por las papeleras. Las maniobras, cuya área de operaciones está prevista entre Nueva Palmira y Río Negro, forman parte del ejercicio Acrux III en el que van a intervenir unidades navales de Argentina, Bolivia, Brasil y Uruguay.El Ministerio de Defensa aún no resolvió si hará lugar al planteoargentino, aunque respondió que esa solicitud debe hacerse por escrito, y no en forma verbal como ocurrió. Una fuente de la Armada dijo a El Observador que si Argentina desiste de participar, el ejercicio no tiene sentido.Adiestramiento. Esta era la primera operación Acrux dirigida por la Armada uruguaya. Las ediciones anteriores, 2001 y 2005, fueron organizadas por Brasil y Argentina. La operación Acrux fue establecida en 1999 con el objetivo de ejercitar operaciones fluviales combinadas en los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay.Según el proyecto de ley remitido por el gobierno al Parlamento para habilitar el ingreso de los militares extranjeros a territorio nacional, estos ejercicios “forman parte del adiestramiento integral del personal que permiten lograr un grado de alistamiento fundamental hoy día en el escenario del río Uruguay”.En el ejercicio naval se hacen ensayos de defensa de la soberanía nacional, controles de aguas jurisdiccionales, protección del medio ambiente y tareas de búsqueda y rescate.Para el gobierno, la operación Acrux III constituye “un excelente instrumento para el fortalecimiento de las relaciones de amistad y cooperación entre los países de la región, especialmente como integrantes del Mercosur”.Alla sí. El legislador nacionalista Javier García, integrante de la Comisión de Defensa de Diputados, se mostró sorprendido por el planteo argentino y afirmó que el gobierno no debe aceptar la postergación del ejercicio.García manifestó que “no corresponde que Argentina” pida a último momento la suspensión de las maniobras, ya que desde al menos hace dos años conocía que en 2007 le tocaba dirigir a Uruguay el Acrux III.Incluso el año pasado hubo una reunión de planificación del ejercicio en la que Argentina consintió su realización en el río Uruguay, en la zona entre Nueva Palmira y Río Negro.García consideró el pedido argentino como una intromisión en asuntos internos del país, ya que mientras se plantea la postergación de este ejercicio organizado por Uruguay, “ellos realizan maniobras con el Ejército uruguayo en territorio argentino”. Se refería al ejercicio combinado Integración I, previsto para mediados de noviembre con tropas de Uruguay y Argentina en territorio argentino.García pedirá la presencia de la ministra de Defensa, Azucena Berrutti, en el Parlamento para que explique esta situación.