Tabaré Vázquez contundente: ‘No voy a ir a una reelección’

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, dijo ayer a El Observador que sería una actitud irreflexiva, incoherente e inconsciente de su parte aceptar las propuestas, que cada vez cobran más fuerza, para que él admita ir a una reelección en los comicios nacionales de 2009.
Vázquez dijo que no puede controlar a quienes un día sí y otro también salen a agitar las ambiciones reeleccionistas, pero que él es un hombre de palabra y que cuando toma una decisión de estas dimensiones no lo hace a las apuradas sino que lo piensa mucho, y que en este caso no hay ni habrá marcha atrás. Por eso, dijo, el Frente Amplio deberá demostrar que puede superar la instancia sin necesidad de apelar a “un Mesías”.

Con este anuncio del mandatario quedan definitivamente sepultadas las esperanzas de quienes, al comenzar el verano, iniciaron una nueva ofensiva por instalar el tema de la reelección en la agenda pública. Y lo lograron a tal punto que la oposición comenzó a expresar preocupación ante esa posibilidad. En las últimas horas el senador y precandidato nacionalista Jorge Larrañaga reclamó a Vázquez un pronunciamiento sobre la posible reelección.

“Lo dije el 6 de junio con mucha claridad y, la verdad, no puedo estar todos los días desmintiendo esto, porque parece que no alcanza que yo diga hoy una cosa que a los cuatro días el tema vuelve a saltar otra vez”, comentó ayer el presidente Vázquez.

Interrogado acerca de por qué razón dirigentes del Frente Amplio muy cercanos a él, como el senador socialista José Korzeniak, han salido a proponer su reelección, el presidente respondió: “Ya me ha pasado, muy a mi pesar, y no lo puedo controlar. Sé que hay compañeros que lo han hecho pero yo ya se los dije, y en el caso de los legisladores se los dije personalmente: no voy a ir a una reelección”.

“Cuando asumo una posición lo hago meditadamente. Ahora, si yo tomo una decisión y luego, que puede pasar, cambio de idea, yo mismo salgo y lo digo, pero no es el caso”, añadió.

El jefe de Estado sostuvo que sus convicciones contrarias a la reelección reposan en que es “un firme defensor del sistema republicano representativo”, y en que cree “en la democracia y en el recambio de hombres y partidos en el gobierno”,

“Pero al margen de eso tengo tres razones más para oponerme, que no surgen de la improvisación sino de una reflexión profunda”, precisó Vázquez.

“La primera razón, es por el país y por su gente. Yo no puedo, ni debo sumir al país en una discusión que lo partiría al medio y podría generar inestabilidades. Aún hay algunas inestabilidades con las que este gobierno ha luchado, y las estamos venciendo, pero yo no puedo incorporar una nueva. Sería una actitud irreflexiva que afectaría esos progresos”, dijo el presidente.

“En segundo lugar”, añadió, “por el Frente Amplio, por mi fuerza política, a la que debo preservar de un debate de este tipo. Una fuerza política que yo sigo creyendo es la más apta intelectualmente y éticamente para instrumentar los cambios, y que debe demostrar que puede superar la instancia y que no necesita un Mesías que le solucione los problemas, porque lo más importante es su proyecto político. Sumir (al Frente Amplio) en un debate de este tipo sería una inconsciencia, y sería además incoherente, porque la fuerza política se ha opuesto a otras reelecciones hace no mucho tiempo”.

“En tercer lugar hay un ámbito familiar y personal que debo preservar”, indicó Vázquez. “Hace 15 o 16 años que estoy en la actividad política, y estoy muy satisfecho con haberlo hecho. Pero todo en la vida llega al final, como dice una murga ‘el final llega y así es la vida´. Yo creo que ha llegado el momento de darle paso a nuevas generaciones”, concluyó el mandatario.