Tabaré Vázquez no le responderá a Cristina

Contra lo que se especuló e informó en las últimas horas, durante la Cumbre de Presidentes del Mercosur a realizarse el martes próximo en Montevideo, Tabaré Vázquez no va a responder al firme discurso que la argentina Cristina Fernández de Kirchner pronunció el día de su asunción.
En esa oportunidad, la mandataria argentina, delante de Vázquez, dijo que quería evitar más roces con Uruguay pero reivindicó la razón de Argentina en el conflicto por las papeleras. Fuentes del Poder Ejecutivo dijeron que Vázquez espera que esas palabras de Cristina sean las últimas que apunten al choque y a la polémica entre los gobiernos, y que se dejará correr la situación para que se resuelva en el Tribunal de la Haya.

Vázquez, dijeron las fuentes, no va a responder en modo alguno a Cristina Fernández, ya que para el presidente hay que comenzar una nueva era en el conflicto y Uruguay no va a poner ninguna piedra que retorne el camino a los enfrentamientos pasados. La última palabra la tuvo Cristina.

Sin cena. Hace varias Cumbres del Mercosur que Vázquez viene criticando las reuniones inútiles e improductivas entre presidentes que solo se realizan para cumplir con el protocolo y para la foto.

Por ello decidió que la Cumbre de Montevideo se acote exclusivamente a las reuniones formales del martes 18, sin más encuentros entre los presidentes que un desayuno de trabajo y el posterior plenario de mandatarios en el Edificio Mercosur (ex Parque Hotel). No habrá más nada, ni siquiera una conferencia de prensa conjunta al finalizar la Cumbre.

El lunes 17 no habrá cena de bienvenida ni agasajos espectaculares a los presidentes que lleguen ese día. Así lo decidió Vázquez “desde hace mucho tiempo”, confiaron a El Observador fuentes del Ejecutivo, por lo que los organizadores de la Cumbre (la dirección de Ceremonial y Protocolo) nunca debieron siquiera reservar el salón de fiestas de la Chacra San José, en las afueras de Montevideo, como efectivamente ocurrió.

“El presidente nunca quiso cenas ni reuniones inútiles”, aseguraron allegados al mandatario. Y así lo había adelantado en junio de este año. “El Uruguay no se resigna al Mercosur de la retórica protocolar, de las fotos oficiales, de los postulados que no pasan de eso, del ‘no pasa nada´ o del ‘mejor que no pase nada´, dijo ante la Cámara de Industrias de Paraguay, un día antes de iniciar la Cumbre de Presidentes de Asunción.

“De todos y cada uno de nosotros depende que el Mercosur no derive en una sigla, en un ceremonial protocolar, o en un recuerdo”, dijo al otro día ante sus colegas del bloque.

Ayer El País informó que el martes, a último momento, el director de Protocolo, Francisco Purificatti, canceló la cena del lunes.


Mercosur en duda. El gobierno y el Frente Amplio comenzaron a discutir qué tan útil ha sido el Mercosur para Uruguay y cómo debe ser el proceso de inserción internacional de aquí en adelante si se concluye que el bloque regional sudamericano ya no da respuestas a los problemas del país. Hay dos visiones. La de Danilo Astori, muy crítica con el Mercosur y dispuesto a firmar acuerdos bilaterales por fuera del bloque, aunque este no lo permita, y la de Reinaldo Gargano, que no ve al Mercosur tan malo y prefiere mantenerlo en el centro de la estrategia internacional de Uruguay. El presidente Vázquez habilitó la discusión la semana pasada ante el planteo de Astori en el Consejo de Ministros.