Tarifas eléctricas subirán si se prolonga la sequía

El gobierno dijo ayer que las tarifas de los servicios eléctricos no subirán por ahora, pero reconoció que si la seca se prolonga y el grueso de la generación local e importada sigue siendo térmica, habrá una adecuación de precios.
El ministro de Industria, José Villar, afirmó que por ahora no se están considerando restricciones de energía. El secretario de Estado realizó estos comentarios ayer tras ser recibido, junto al presidente de UTE Ricardo Scaglia, por las comisiones de Industria de las cámaras de Diputados y Senadores.

“Al menos por un mes” UTE podrá seguir absorbiendo los sobrecostos que está enfrentando sin tener que aumentar las tarifas, sostuvo. Pero si la situación “se prolongara mucho”, va a ser imposible “eternizar el funcionamiento de UTE con producción térmica sin corregir las tarifas”.

Villar afirmó que UTE está en condiciones de soportar la creciente demanda de electricidad, por más que sea con generación térmica. Por eso, descartó que por ahora se vayan a imponer restricciones al consumo.

El tema de los sobrecostos que está enfrentando UTE por la generación térmica no fue cuantificado por Villar en el Parlamento. Sin embargo, el senador forista y ex ministro de Industria, Julio Herrera, quien preside la Comisión de Industria del Senado, estimó que los mayores costos serán de entre US$ 30 millones y US$ 40 millones de aquí a fin de año.

Ayer Villar clarificó ante los legisladores que la actual oferta de energía eléctrica que cuenta el país se compone de 650 megawatios/hora (MWh) que se generan con recursos hídricos (en las represas), 450 MWh de generación térmica (Central Batlle y La Tablada), 130 MWh que están llegando de Argentina y 70 MWh que envía Brasil. Las negociaciones que se cerrarán el viernes con Argentina permitirán la llegada de hasta 500 MWh de electricidad generada en Brasil.

Villar enfatizó que la estrategia del gobierno pasa por “aplicar todas las herramientas que tenemos” y no está considerando ahora otras propuestas como la generación eólica –“es una cosa cara”– u otras fuentes alternativas de energía.


Mediano y largo plazo. Sobre el final de la reunión con los integrantes de las comisiones de Industria de ambas cámaras, el presidente de UTE dijo que en 2001 la empresa ya había advertido que en 2004 habría una crisis energética, planteando la necesidad de construir una nueva usina para ello, pero esa iniciativa fracasó, según relató a El Observador el diputado socialista José Mello.

En la óptica del legislador frenteamplista, “del punto de vista técnico había previsiones, pero desde el Poder Ejecutivo no hubo disposición a acelerar los procesos”.

Mello considera que “en el gobierno de Jorge Batlle no hubo una política energética de mediano plazo y largo plazo”. De la misma forma, señaló, las explicaciones que dio ayer Villar sólo se refirieron a la forma en que se está capeando la crisis, pero sin más opciones a futuro que la construcción de una central de ciclo combinado en San José, que si todo sale bien estará pronta recién dentro de dos años.

Además, Mello dijo que las autoridades energéticas dijeron que UTE no considera, por ahora, hacer lugar a la iniciativa privada de construir una central en Paysandú.

La bancada del Encuentro Progresista utilizará los datos aportados ayer por Villar y Scaglia para “crear mecanismos que permitan poner en marcha todas las iniciativas que no se hicieron” en materia energética.