TCR controlará las cuentas de sociedades de los entes

Ricardo Sosa

El Tribunal de Cuentas decidió agregar un nuevo capítulo al debate sobre la transparencia que deben mostrar los emprendimientos que realizan las empresas estatales en la órbita privada.

El primer paso fue la elaboración de una lista de estas empresas, que incluye 47 sociedades que se rigen por el derecho privado y algunas de las cuales tienen su base fuera del país.

La lista a la que accedió El País está integrada por empresas como el Nuevo Banco Comercial, República AFAP o Gasoducto Cruz del Sur pero también por sociedades como Produr o Pamacor de Ancap, Central Puerto de UTE o ITC de Antel.

El segundo paso será el seguimiento de la información contable de estas sociedades y el acceso que tenga a ella la población, según dijo a El País el presidente del TCR, Guillermo Ramírez.

De esta forma, el Tribunal se pone a tiro con la ley que reglamentó las obligaciones que tienen estas sociedades en materia de información. En la ley de emergencia de setiembre de 2002 se incluyeron tres artículos que reglamentan cómo deben informar y el órgano que las debe controlar.

El artículo 26 señala que estas sociedades deben «disponer la información completa de los estados auditados en el Diario Oficial y en sus respectivas páginas web». También establece que deberán detallar cuál es el porcentaje que tiene en la sociedad la empresa estatal o paraestatal. El TCR será el encargado de controlar que así lo hagan. «Estamos instruyendo a los servicios técnicos a que verifiquen y controlen el cumplimiento de esta exigencia», explicó Ramírez. No quiso adelantar si ya se han registrado incumplimientos. Sin embargo para quien sí ha habido incumplimientos es para el ministro en representación del Encuentro Progresista en el TCR, Ariel Alvarez. «Estoy seguro que no se está cumpliendo con la publicación y tampoco creo que las empresas lo vayan a hacer». dijo Alvarez a El País.

En este punto radican las distintas posturas dentro del Tribunal: en sí se debe auditar o no a estas sociedades.

Para Ramírez, el tema está zanjado ya que en un informe de la sala de abogados avalado por la mayoría de los ministros se estableció que las sociedades anónimas en las que participan empresas estatales o paraestatales no pueden ser auditadas por el TCR.

Para el ministro Alvarez sí se debe auditar estas sociedades ya que sus estados contables al balance de la empresa estatal y sus posibles pérdidas o gastos se diluyen en el total.

CONTRADICCION. Una de las paradojas de la reglamentación de estas sociedades anónimas es que mientras el TCR no debe auditar a las basadas en Uruguay sí lo debe hacer con las que estén constituidas en el extranjero.

Y en este caso las autoridades del Tribunal advirtieron a los legisladores sobre los impedimentos técnicos y de recursos para hacerlo.

«Nosotros le dijimos a los legisladores que probablemente las autoridades de los otros países no dejarán actuar al Tribunal y que no disponemos de rubros ni personal para mandar al exterior», señaló Ramírez.