Técnicos chilenos asesorarán al grupo negociador del acuerdo con los EEUU

DURANTE LOS próximos dos meses distintos grupos y subgrupos de técnicos uruguayos negociarán con representantes de Estados Unidos las bases de un tratado que permita incrementar las relaciones comerciales bilaterales.
De acuerdo con lo confirmado por fuentes participantes de la instancia, el cronograma y el detalle de la composición de cada grupo ya fue redactado en un documento que circula en la interna del gobierno, el cual no se haría público hasta los primeros días de octubre.
Según informaron, alrededor de 60 personas ya comenzaron a
trabajar en cada uno de estos ámbitos de negociación, y la semana próxima quedarán totalmente integrados, incluyendo aproximadamente a 80 personas.
Estos grupos de trabajo, básicamente están integrados por técnicos de los cinco ministerios participantes de la Comisión Interministerial para Asuntos de Comercio Exterior, pero sumaron personas ajenas a la administración provenientes de sectores industriales, productivos y políticos que completan los subgrupos que analizarán cada uno de los 22 capítulos del eventual acuerdo. Entre los nombres de los principales negociadores aparece el del director de Asuntos Económicos y de la oficina de Integración y Mercosur de la Cancillería, Carlos Amorín, quien además será el coordinador de los cinco grandes grupos de trabajo.
Asimismo figuran el subdirector de Integración y Mercosur, Nelson Fernández; el director general del Ministerio de Transporte, Gustavo Fernández; el director de la Unidad de Asuntos Internacionales de MGAP, Luis Almagro; el director de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria del MGAP, Martín Buxedas, Darío Saráchaga del MEF, Pedro Arbilla del Ministerio de Industria, entre otros.
Las fuentes aseveraron que se espera en los próximos días poder contar entre los expertos que componen los grupos con dos figuras procedentes de los partidos políticos tradicionales que son los ex cancilleres Sergio Abreu (Partido Nacional) y Di-dier Opertti (Partido Colorado).
Las negociaciones relativas al comercio de bienes, servicios y compras gubernamentales son coordinadas por el Ministerio de Economía. Las vinculadas a la propiedad intelectual por la Dirección de Propiedad Industrial del Ministerio de Industria y Energía. Y las relacionadas con los capítulos de Asuntos Institucionales y Fortalecimiento de Capacidades por la Cancillería.
Por lo que los temas mas polémicos (compras públicas y propiedad intelectual) quedaron repartidos entre el MEF y el MIEM. El destino de los aranceles y cuotas de productos agropecuarios serán estudiados por técnicos del MEF y del MGAP. Mientras que en el área de comercio transfronterizo de servicios, en la que revisten importancia temas como el transporte y las telecomunicaciones, la responsabilidad de la cartera de economía es compartida con el MTOP y el Ministerio de Turismo.
La Cancillería deberá trabajar en áreas como la creación de un Régimen general de solución de diferencias, materia laboral (proceso en el que se incluye la participación de la sociedad civil), medidas de transparencia y anticorrupción, así como la canalización de asistencia técnica con carácter no reembolsable que Uruguay recibirá de EEUU para el impulso de la actividad productiva y tecnológica, además de facilitar la reformas institucionales necesarias para promover las condiciones adecuadas a nivel público y privado para afrontar la liberalización comercial recíproca.
Para algunas fuentes consultadas, “si dentro de 60 días no está listo el borrador del acuerdo, al decir del presidente Tabaré Vázquez, el tren habrá pasado y no se firmará nada”.