Tiroteo en metro londinense

La policía británica dio muerte este viernes a un hombre en una estación de metro de Londres, confirmó Scotland Yard, al tiempo que las televisiones reportan que el sospechoso era un «presunto kamikaze»

Mark Whitby, un testigo que se encontraba en la estación, afirmó que el hombre parecía de origen asiático.

La muerte del sospechoso a manos de la policía británica se produjo al día siguiente de los ataques contra tres metros y un autobús londinenses, los segundos atentados en Londres en dos semanas.

Whitby, interrogado por la BBC, indicó que el hombre había muerto tras recibir cinco balas disparadas por agentes de la policía vestidos de paisano, en la estación de metro de Stockwell, en el sur de Londres.

Uno de los agentes «corría con una pistola en la mano -parecía una automática.

Luego le empujaron al suelo, le golpearon en la cabeza y le dispararon cinco veces», dijo el testigo.

La muerte del sospechoso a manos de la policía se produjo en el marco de una intensa cacería lanzada para atrapar a los responsables de los fallidos atentados del jueves, que habrían podido ensangrentar Londres, donde aún no se terminó de dar sepultura a los 56 muertos dejados por los ataques de hace dos semanas.

Todos los pasajeros del tren fueron evacuados y la policía acordonó los alrededores de la estación de Stockwell, que se encuentra a sólo una de la de Oval, donde se produjo uno de los atentados fallidos del jueves.

Briony Coetsee, de 23 años, que se hallaba este viernes en el metro en Stockwell, contó que escuchó gritar «salgan, salgan», y que luego oyó disparos.

«Alguien vestido de civil, que creo que era un policía, sacó un revólver y empezó a disparar y nos gritó que saliéramos» del vagón del metro, agregó la mujer.

Según Mark Whitby, la policía disparó contra el hombre cinco veces desde una distancia muy corta, después de que el sospechoso saltó del tren.

El tren estaba parado en la estación de Stockwell, con las puertas abiertas cuando el hombre salió corriendo, perseguido por policías vestidos de civil, contó a la BBC.

Según los testigos, el hombre no llevaba ningún tipo de mochila.

El servicio en dos líneas de metro fue suspendido este viernes de mañana a pedido de la policía metropolitana, indicaron fuentes de la policía de transportes.

Un helicóptero de socorro y una ambulancia fueron enviados al lugar del incidente, tras una llamada, indicó un vocero de los servicios de ambulancia.

Este nuevo incidente vendrá seguramente a agregarse al impacto psicológico que han dejado los dos ataques terroristas que ha vivido la capital en dos semanas, y que han provocado en los londinenses temores de que su ciudad sea el objeto de una campaña terrorista.

Muchos londinenses contaban el viernes a la AFP que ya no se sentían seguros en el metro, y que tampoco se pueden sentir seguros en los famosos autobuses rojos de dos pisos símbolo de esta ciudad, y que han sido también objeto de los ataques de los terroristas, el 7 de julio y ayer jueves.

En otro desarrollo de la alerta terrorista que vive Londres, la policía rodeó una mezquita en el este de Londres, tras los incidentes en el metro de Stockwell.

(AFP)