Todas las miradas se dirigen a La Haya

El cuerpo de jueces presidido por la británica Rosalyn Higgins brindará su dictamen en La Haya, Holanda, ante el pedido de medidas cautelares de la administración de Tabaré Váz-quez. Si el fallo es favorable a Uruguay, el gobierno argentino estará obligado a tomar medidas para que se levanten los cortes en los puentes fronterizos. Higgins leerá la decisión, en compañía de los restantes 14 jueces de la corte internacional.

Por eso, los asambleístas de Gualeguaychú se preparan ante una posible mala noticia para sus intereses. Están decididos a «resistir» si el gobierno de Néstor Kirchner ordena despejar el corte de la ruta 136, dijeron a El País participantes de la Asamblea Ambiental. «Si nos llegan a reprimir el pueblo se volcará a la calle», anunció José Pouler, coordinador de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú.

El diario argentino Perfil informa hoy que podrían convocar a unas 80.000 personas, aunque el propio Pouler dijo a El País que difícilmente logren en ese caso más de 20.000 participantes. En ese escenario, los asambleístas montarían edificaciones de concreto en la banquina y piensan convocar a una manifestación multitudinaria, informa Perfil. Si se da la orden de «liberar» la ruta, las fuerzas de seguridad argentinas actuarían y, de ser necesario, enviarían al móvil 1 de Gendarmería de Campo de Mayo, que tiene 500 efectivos antidisturbios.

También podrían actuar efectivos de las ciudades de Rosario y Córdoba. En Gualeguaychú hay 170 prefectos, 165 gendarmes y 500 policías. En Colón son 60 prefectos, 80 gendarmes y unos 300 policías.

«Todo el pueblo está comprometido. Si quieren sacarnos, venimos todos», afirmó Pouler a Perfil. Los responsables de la Policía de Entre Ríos, la Prefectura Naval y la Gendarmería también estiman que, si el Tribunal Internacional de La Haya ordena la liberación del paso fronterizo y el Ejecutivo acata la orden, la sociedad reaccionará masivamente en contra del desalojo, dice el diario Perfil.

«Sería muy doloroso para todos tener que liberar la ruta», dijo al diario argentino Claudio Kaczmar, jefe del Escuadrón 56 de Gendarmería con asiento en Gualeguaychú. «Nosotros vamos a levantar el piquete cuando se lleven a Botnia de la cuenca del río Uruguay», reclamó Pouler. La asamblea estaba reunida anoche para definir los detalles de la estrategia a seguir a partir de mañana.

OPCIONES. En los hechos, la Corte Internacional cuenta con tres alternativas en esta instancia. Si acoge el punto de vista de Argentina, puede resolver que no tiene competencia en esta materia y, entonces, desestimar el pedido uruguayo.

Una segunda opción es que recoja la solicitud uruguaya: recordaría la cláusula 82 de su ordenanza del 13 de julio, en la que pedía a los dos países en litigio que no promuevan acciones que agraven el conflicto. En ese caso, haría lugar a medidas cautelares o provisionales que impongan a Argentina la obligación de impedir el bloqueo. Finalmente, la Corte puede dictar una medida diferente, que no contemple exactamente las posiciones de ambos países, aunque ello implicaría aceptar su competencia en la materia.

En su línea argumentativa, Uruguay intentó demostrar cómo el bloqueo ha servido a Argentina como mecanismo de presión durante la evolución del conflicto. Para ello documentó las coincidencias entre el discurso del gobierno argentino y las medidas de la asamblea de Gualeguaychú.

Al rebatir la posición uruguaya en audiencias realiza- das en diciembre, el argumento central de Argentina fue que el bloqueo no se vincula con el tema de fondo. Por esta razón la delegación argentina sostiene que la Corte no tiene competencia para dirimir en el reclamo formulado por Uruguay.

La delegación uruguaya estará integrada por el embajador en Francia y jefe de la delegación ante la Corte Internacional Héctor Gros Espiell, el embajador en Washington Carlos Gianelli, y el embajador en La Haya Carlos Mora Medero.

La delegación argentina estará formada por el director del Instituto del Servicio Exterior Horacio Basabe, el embajador en los Países Bajos Santos Goñi, y la jefa de la misión de Cancillería, Susana Ruiz Cerutti.

GESTIÓN. Mientras tanto, el emisario del rey Juan Carlos de España, embajador Juan Antonio Yáñez, retornará el próximo viernes al Río de la Plata una vez que ya se conozca el fallo de La Haya.

El diplomático, facilitador del diálogo entre los gobiernos de Uruguay y de Argentina, trabajará en una posible formulación de la salida al diferendo. El lunes 29 partirá a Buenos Aires para reunirse con autoridades del gobierno de la vecina orilla.