Todo sonrisas, besos y abrazos entre Vázquez y Cristina K

Decidido a no hacer ninguna alusión, ni siquiera indirecta, al conflicto por la planta de Botnia, el presidente Tabaré Vázquez se deshizo ayer en gestos de acercamiento y buena voluntad hacia su par de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
Contando los saludos de bienvenida y de despedida, Vázquez agradeció cinco veces la presencia de Cristina Fernández durante la Cumbre del Mercosur. Consideró que la participación de la flamante presidente fue importante, significativa y emotiva.

Como para que no quedaran dudas de que las relaciones con Argentina “mejoraron mucho” –según expresó Vázquez a El Observador terminada la Cumbre– en al menos tres oportunidades el presidente uruguayo estrechó a su colega argentina en un fuerte abrazo, con beso incluido.

Lo hizo cuando la recibió en la puerta del Edificio Mercosur –sede del encuentro de mandatarios–, cuando le pasó la presidencia pro témpore del bloque y cuando la despidió al finalizar la Cumbre. En una de esas instancias la mandataria argentina retribuyó el gesto con efusividad. Tomó del brazo a Vázquez con firmeza y con un beso agradeció.

No hubo ni una palabra en respuesta a lo dicho por Cristina en Buenos Aires, el pasado lunes 10, cuando tras asumir la Presidencia deslindó responsabilidades en el conflicto y dijo, ante Vázquez y los demás mandatarios invitados, que el gobierno uruguayo había violado el Estatuto del Río Uruguay y que, “ese y no otro”, era el conflicto.

Sin embargo, afuera en la rambla, frente al Edificio Mercosur, tres personas llevaron un cartel que decía: “Bienvenida señora Cristina Fernández de Kirchner, disfrute tranquila de Uruguay, nosotros no agredimos a nuestros huéspedes, menos cuando no tienen derecho a respuesta”. Se vio pocos minutos. La Policía hizo retirar el cartel e invitó a irse a las personas.


Gestos. “Quiero darle especialmente la bienvenida a la presidenta de la hermana República Argentina, señora Cristina Fernández, que recibirá hoy la presidencia pro témpore del Mercosur”, expresó Vázquez al abrir la Cumbre en un desayuno de trabajo sumamente distendido, donde más que discursos hubo diálogo entre los mandatarios.

“Sea usted muy bienvenida, nuevamente, señora presidenta de Argentina. Y qué bueno que se sume otra voz femenina a la que ya tenemos” (por la presidenta de Chile, Michelle Bachelete), expresó Vázquez cuando le cedió la palabra por primera vez a su colega del Plata.

Cristina Fernández, que se hospedó en el hotel Radisson con varias valijas de ropa, agradeció la mención y se refirió a Uruguay como “la querida República Oriental del Uruguay”.

Cuando llegó la hora de transferir el mando a Argentina, Vázquez invitó a Cristina a un estrado especialmente preparado para la ceremonia.

“Es para mí muy grato transmitir la presidencia pro témpore del Mercosur a la hermana República Argentina en la persona de su señora presidenta. Es muy grato por todo lo que une a argentinos y uruguayos, que es mucho más y mucho mejor que lo que puede expresarse con palabras. Y es muy grato además porque Uruguay en su conjunto, y yo en particular, sabemos que asumirá esta tarea con convicción, dedicación, responsabilidad y, por qué no, pasión”, expresó Vázquez en el atril con su colega bien cerca, a su derecha.


Como en casa. “Quiero decirle que está usted en su casa, en esta ciudad, en este país. Nos alegra que esté aquí, pues entre esta raza de gente sencilla que somos los uruguayos, ningún argentino es extranjero o extraño. Por eso nos alegra su visita, buena gestión y muchas gracias”, agregó Vázquez para luego abrazar por varios segundos a la presidenta argentina y darle otro beso. Los demás presidentes aplaudieron efusivamente.

Cristina respondió aludiendo, una vez más, a la “hermana República de Uruguay”. “Quiero agradecerle a usted, presidente, y a todo el pueblo uruguayo el cariño y el afecto con que me han recibido y la hospitalidad que sentí aquí desde anoche”, expresó la presidenta.

Y agregó: “Quiero decirle que me he sentido en mi casa porque así lo es, como Argentina es la casa de miles de uruguayos que hace mucho tiempo viven junto a nosotros, como nosotros y también con nosotros. Muchas gracias Tabaré”, sentenció.