Trabajadores ocuparon otra vez la Intendencia de Rocha

Por segunda vez en pocas semanas y en forma sorpresiva, ayer de tarde a las 15 y 10 fue ocupado el edificio central de la intendencia de este departamento, por más de cuarenta funcionarios movilizados en reclamo del pago de salarios atrasados y en demanda del reintegro de los trabajadores despedidos.

En persona, el intendente Irineu Riet Correa intentó resistir la medida de ocupación—instancia en la que se produjeron forcejeos y hubo algunos golpes de puño—, los que fueron rápidamente contenidos por la acción policial.

Una asamblea del sindicato consideraba anoche, al cierre de esta edición, una propuesta de solución presentada ayer tras la ocupación de la sede municipal por el intendente Irineu Riet Correa para superar el actual conflicto.

El planteo consta de ocho puntos, de acuerdo a lo informado por fuentes municipales.

Riet Correa, a través de su secretaria, licenciada Mariela Pereyra, anunció que «hasta que no tenga una definición del gremio, no habrá de formular declaraciones. En fuentes gremiales, se dijo a El País que se elaborará una contrapropuesta para ser presentada al jefe comunal.

OCUPACION. La ocupación fue decidida durante una asamblea realizada en la carpa sindical que se ha instalado en la plaza principal de esta capital, la que habría de ser desalojada a las 15 horas por la Policía.

Imprevistamente, decenas de asistentes comenzaron a correr en dirección al palacio municipal. Una vez allí, comenzaron a ingresar de a uno por la puerta principal, luego de lo cual la cerraron. Posteriormente hicieron lo mismo con el resto de las puertas que dan hacia el exterior de la sede.

Testigos del episodio dijeron a El País que vieron al intendente Riet Correa enfrentar a los ocupantes, pero varios de sus allegados lo contuvieron. Como consecuencia de la tensión del momento Riet Correa sufrió una descompensación y fue atendido por la facultativa que se desempeña en la sede de la comuna. A los pocos minutos se repuso y procedió a dialogar con los representantes gremiales.

En el tumulto resultó lesionado el ex funcionario municipal Gerardo Perdigón, cesado por el municipio.

La presencia policial fue casi simultánea a la ocupación de la sede. El propio titular de la jefatura, Alberto Martínez Toledo, dirigió el operativo, mientras tres camionetas rodeaban la calle general Artigas y la callejuela Aquiles Sención.

Por su lado, varios funcionarios que estaban trabajando en la sede municipal proferían gritos contra los ocupantes.

NEGOCIACION. A las 15 y 45 ingresó el cura párroco, Francisco Gordalina, quien por la mañana había brindado una conferencia de prensa, presentando sus servicios de mediador en el conflicto entre el intendente y el sindicato.

A las diecisiete horas, después de una reunión entre el intendente Irineu Riet Correa y Rubén Lazo a solas, se produjo otro encuentro, ahora se sumaba la participación de Jorge Castro del Pit-Cnt y el párroco Gordalina, éste último como mediador para intentar llegar a un principio de solución en el extendido diferendo.

Por pedido del jefe de policía, también ingresaron los ediles, José Clavijo, Alberto Olivera, Silvio Cardoso, Víctor Páez, por el Partido Nacional. Artigas Iroldi Noguera y Wilmer De León, Partido Colorado y por el Frente Amplio los curules Darsy De Los Santos, José Luis Onandi y Aníbal Pereyra.

Pero, según dijo a El País el edil José Clavijo del Movimiento Nacional de Rocha, «el intendente se opuso a que los ediles participaran de la reunión que se llevó a cabo entre el sacerdote, los representantes sindicales y él».

Riet Correa se reunirá mañana con el BCU

El Directorio del Banco Central del Uruguay recibirá mañana al intendente de Rocha, Irineu Riet Correa, a efectos de dialogar en torno a la intención de esa administración municipal de poner en circulación los denominados cheques compensatorios, dijeron a El País fuentes oficiales.

A juicio de los técnicos de la autoridad monetaria, estos papeles constituyen una emisión de deuda.

Por otro lado, funcionarios dependientes del Ministerio de Vivienda que trabajan en Rocha se trasladaron ayer a Montevideo a los efectos de ser interiorizados respecto del plan que se pondrá en marcha en las próximas horas, dijo a El País la empleada de esa repartición, Raquel Batista, antes de salir con el destino antes mencionado.

Los reforzamientos de canastas del plan de complementación alimentaria se esperan con indisimulada expectativa.

El gobierno decidió el sábado reforzar en el departamento de Rocha los planes nacionales del Instituto Nacional de Alimentación (INDA) y del Ministerio de Vivienda, según anunció el titular de la cartera de Economía, Alejandro Atchugarry.

De acuerdo con el gobierno, la ayuda estará directamente dirigida a la población y será manejada por esos organismos, pero no comprenderá a la Intendencia, que es centro de un conflicto entre el jefe comunal, Irineu Riet Correa, y el sindicato de funcionarios.

El anuncio se produjo tras una reunión de trabajo en el edificio Libertad, en la que intervinieron el secretario de la Presidencia, Raúl Lago; el ministro Atchugarry; su par de Vivienda, Saúl Irureta y el director del INDA, Hebert Reyes.

Entretanto, en la pasada jornada un representante del arzobispo de Montevideo, Nicolás Cotuño, llegó hasta la plaza principal y dejó alrededor de trescientos kilos de alimentos para distribuir entre los municipales más necesitados.