Trabas al ingreso de Chávez a Mercosur.

Jereissati siempre fue crítico con el gobierno venezolano, pero hasta la fecha había indicado que votaría a favor del ingreso de Venezuela al Mercosur. En el informe divulgado ayer, Jereissati reconoce la importancia comercial de Venezuela, tercera economía sudamericana, y que su ingreso estimularía la adhesión de otros países y extendería el bloque «de Tierra del Fuego al Caribe», sumando 250 millones de habitantes y 76% del PIB de la región. Pero los argumentos económicos son vencidos por los políticos. En ese sentido, afirma que la cuestión institucional y la «personalidad y forma de actuar» del presidente Chávez, que debían constituir «un factor de menor relevancia» acabaron asumiendo «una posición central» en su voto.

«En Venezuela asistimos a un proceso acelerado de desmantelamiento de las libertades democráticas con el objetivo de perpetuación del presidente Chávez en el poder, militarización del país, promoción de un proyecto político/ideológico regional expansionista y constante intervención provocativa en asuntos internos de otros países», afirmó y consideró a «la Venezuela de Chávez» como un «instrumento de división y desintegración en Sudamérica».

Venezuela adhirió al Mercosur en 2006, pero su incorporación debe ser aprobada en Brasil y Paraguay.