Trabas argentinas ya afectan a 2.000 empleos industriales.

En tanto, los delegados sindicales que negociaron con el gobierno kirchnerista afirman que ese país mantendrá los volúmenes de compra de 2011 durante 2012.

LAS TRABAS dispuestas por la administración de Cristina Fernández sobre los productos uruguayos duplicaron el número de trabajadores en seguro de paro en menos de un mes, según un reporte presentado al presidente José Mujica por el Pit-Cnt en los últimos días.
El informe establece que en la actualidad hay «más de 2.000» trabajadores en seguro de desempleo, «mayoritariamente de empresas de los sectores metalúrgico, textil, vestimenta y gráfico», informó a Ultimas Noticias el integrante del Secretariado Ejecutivo de la central sindical, Fernando Gambera.
Un mes atrás,y según datos de la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU), el número de empleos afectados ascendía a 1.000. La cifra fue manejada en una reunión de seguimiento de los temas comerciales con la vecina orilla que tuvo lugar en el Ministerio de Relaciones Exteriores con presencia de varios ministros, la CIU, la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU), la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (Cncs) y el Pit-Cnt.
Ambos cálculos integraron la carpeta con la que el presidente Mujica y el subsecretario de Economía y Finanzas, Luis Porto, negociaron ayer con sus pares argentinos la creación de un sistema de preferencias para los productos uruguayos perjudicados.
El mecanismo, en el que trabajarán técnicos de ambos países para que esté pronto en una semana prevé «una discriminación positiva» sobre bienes y servicios trabados, dijo Porto a Ultimas Noticias, desde Buenos Aires (ver pág. 3).
El jerarca señaló que en la actualidad, el volumen.de los productos alcanzados por las disposiciones de la vecina orilla llegan a U$S 13 millones. Pero la oficial no es la única delegación que negocia a nivel bilateral. Tal como adelantó Ultimas Noticias a principio de marzo, una representacion de avanzada del Pit-Cnt mantuvo contactos de alto nivel con elevadas jerarquías de la administración de Fernández, procurando acercamientos y buscando caminos de entendimiento que aseguren el flujo comercial y el mantenimiento de las fuentes laborales en esta margen del Río de la Plata.
Según contó Cambera, en esas charlas -en las que también participó el entonces coordinador de la central Juan Castillo- los ministros de Economía de Economía y Finanzas Públicas, Hernán Lorenzino, y de Planificación Federal, Julio de Vido, indicaron que Argentina se compromete a no descender el nivel de importaciones desde Uruguay.
Según estadísticas de la UEU y de Uruguay XXI, las ventas a Argentina totalizaron U$S 588,7 millones en 2012, 7,34% más que un año antes, cuando superaron los U$S 504 millones.
No obstante, y pese al compromiso asumido por los jerarcas, las ventas a ese mercado tienen decreciendo sostenidamente en el correr del primer trimestre del año, y expresaron su mayor descenso durante marzo (ver recuadro).
Pese a ello, Cambera realizó un balance positivo de las gestiones y compromisos del gobierno vecino. «Es evidente que Argentina asumió una política con respecto a sus importaciones y nosotros vamos a pedir ingenuamente que las cambie.
A nosotros nos interesa defender esos U$S 600 millones que exportamos el año pasado, porque en ellos hay un fuerte componente de mano de obra», dijo el líder sindical en referencia al tipo de artículos que tienen como destino el mercado vecino, y que tienen como característica una «fuerte participación de la mano de obra local», expresó.