Trámites, impuestos y falta de créditos hacen difícil hacer negocios en Uruguay

Exigir el cumplimiento de un contrato insume a un empresario en Uruguay 39 pasos y 620 días, con un procedimiento que puede tener un costo equivalente al 25,8% de la deuda. Si la empresa pagara todos sus impuestos, el fisco se llevaría el 80% de sus ganancias. Hacer negocios en Uruguay es difícil, concluye un informe difundido ayer por el Banco Mundial. De hecho, es más difícil que en otros 84 de una lista de 155 analizados por la institución en su publicación “Doing Business” (Haciendo Negocios). En América Latina, Chile, Perú, México, Colombia y Argentina tienen mejores posiciones.
El estudio analiza el ambiente de negocios de cada economía, comparando las normativas y políticas que fomentan o desalientan la inversión, la productividad y el crecimiento.
Se ocupa de 10 áreas relevantes en el buen desempeño en los negocios: apertura de la empresa, trámite de licencias, contratación y despido, registro de la propiedad, obtención de crédito, protección a los inversores, pago de impuestos, comercio transfronterizo, cumplimiento de contratos y liquidación de una empresa.
Aunque en promedio Uruguay está en el puesto número 85, los costos y trámites que implican abrir una empresa hacen que, en esta categoría, baje al 116. En Chile, instalar un negocio, requiere nueve trámites y 27 días, a un costo del 10% de su PBI per cápita y sin capital mínimo. Con todo, Uruguay está mejor posicionado que el promedio de la región, aunque lejos de los países de la OCDE, donde bastan seis trámites y 19 días.
“La apertura de una empresa es un acto de fe, incluso en las mejores circunstancias. Los gobierno deberían estimular a los emprendedores”, señala el Banco Mundial en el informe.

IMPUESTOS
Aún más desventajas tienen los empresarios en Uruguay si pagan todos sus impuestos. Afrontar las cargas tributarias se llevaría el 80% del beneficio bruto, un peso elevado si se lo compara con el 46,7% de Chile, 33,9% de Ecuador, 37,9% de Paraguay y 50% de Perú. En Argentina y Brasil, en cambio, el peso impositivo es mayor, de 97% y 147% sobre la utilidad bruta, respectivamente.
El cumplimiento de los contratos y el registro de la propiedad también presentan en Uruguay más obstáculos a las empresas que en la mayoría de los países.
En América Latina, resolver un litigio de este tipo sólo lleva un mayor número de trámites en Bolivia y en Ecuador, pero ni siquiera en éstos requiere casi dos años, el tiempo para Uruguay. Los locales pueden estar satisfechos, sin embargo, de que no les ocurrirá como en Guatemala, donde el proceso para hacer cumplir un contrato puede llevar 1.459 días.

RELACIONES LABORALES
En cambio, Uruguay tiene un desempeño relativamente bueno, en comparación, en cuanto a las facilidades de “contratación y despido”, según el informe. En un índice que varía de 0 a 100, donde valores más altos indican normativa más rígida, el Banco Mundial asigna a Uruguay una puntuación de 31, menor al de la región, que exhibe un índice de 42,1. En el área laboral, la inflexibilidad en los horarios es la mayor dificultad en Uruguay, según el informe.