Tras 47 años la OEA resolvió levantar suspensión a Cuba.

La Organización de Estados Americanos (OEA) anuló ayer la disposición que excluyó a Cuba de la organización durante 47 años, abriendo las puertas a su reintegro, según una resolución aprobada por consenso, incluido Estados Unidos.
El gobierno estadounidense se apresuró a manifestar que el retorno de Cuba a la OEA está condicionado a principios democráticos.

“Que la Resolución VI adoptada el 31 de enero de 1962 en la octava reunión de consulta de ministros de Relaciones Exteriores (en Punta del Este), mediante la cual se excluyó al gobierno de Cuba (…) queda sin efecto”, dice la resolución leída por la canciller de Honduras y presidenta de la asamblea, Patricia Rodas. “Pido entonces a la plenaria que lo ratifiquemos por aclamación”, dijo Rodas, tras lo cual la aprobación del texto fue recibida por un aplauso.

La delegación de Estados Unidos que dio su apoyo estuvo dirigida por el responsable para América Latina del Departamento de Estado, Thomas Shannon, luego de que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, abandonara el martes Honduras para unirse a Barack Obama en su gira por Medio Oriente.

“La resolución de hoy (por ayer) responde a una división histórica” en el continente, dijo Shannon durante la plenaria.

Si Cuba quiere. La resolución deja claro, además, que la “participación de Cuba en la OEA será el resultado de un proceso de diálogo iniciado a solicitud del gobierno de Cuba y de conformidad con las prácticas, los propósitos y los principios de la OEA”.

De esta forma, la decisión de regresar o no a la OEA dependerá de La Habana –que ha rechazado tajantemente reintegrarse a la institución–, que tendrá que ajustarse a los valores democráticos y de derechos humanos por las que se rige el máximo organismo hemisférico, entre otros instrumentos.

El documento recoge, además, aspectos importantes en su preámbulo, al destacar que la plena participación de los Estados miembros de la OEA se guía “por los propósitos y principios establecidos” por el organismo interamericano en la Carta de la organización.

También por sus instrumentos fundamentales relacionados con la seguridad, la democracia, la autodeterminación, la no intervención, los derechos humanos y el desarrollo, agrega la resolución.

Este párrafo es crucial, dado que incluye las exigencias de todos los países, especialmente de Estados Unidos por un lado, y de Venezuela y Nicaragua y Honduras, entre otros, por otro. Estados Unidos insistió en los términos de “democracia” y “derechos humanos”, mientras los países de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) en las palabras “autodeterminación” y “no intervención”.

Esa resolución, calificada de “histórica” por el presidente de Honduras, Manuel Zelaya, durante su intervención ayer en la Asamblea, refleja que ambos bloques han cedido en sus posturas iniciales.

Rodas señaló que el levantamiento de la suspensión es una “noticia histórica para los pueblos de las Américas”. (AFP y EFE)