Tras el debate, Zapatero se despega de su principal rival

El candidato socialista y presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, se despega de su principal rival, Mariano Rajoy, líder de la oposición conservadora, según los sondeos que muestran la valoración ciudadana del último debate entre ambos de cara a los comicios del domingo. Las encuestas elaboradas con motivo del duelo televisivo de la noche del lunes dieron como claro vencedor a Zapatero, con un margen de entre 10 y 15 puntos.
Pero a pesar de las encuestas, para el diario El Mundo, cercano al Partido Popular (PP, derecha) de Rajoy, hubo un “empate”. “La conclusión es que, por lo visto y oído, este último debate no habrá servido a ninguno de los dos candidatos para convencer a los muchos indecisos”; “Todo sigue en el aire”, estimó

Este segundo y último debate, más dinámico e intenso que el primero, no logró sin embargo concentrar tanta expectación y perdió un millón de espectadores. Fue seguido por 11,7 millones frente los más de 13 millones del primero, celebrado el 25 de febrero.

En el nuevo debate ambos se enzarzaron en discusiones en las que dominaron la economía, la inmigración y el terrorismo. No se habló de América Latina ni de la UE y muy poco de política exterior.

Pese a los sondeos, el Partido Popular cree que la imagen de Rajoy salió reforzada, como un líder “más competente, sólido y con muchos argumentos”.

El Partido Socialista Español (PSOE) se declaró por su parte “plenamente satisfecho” con la marcha de la campaña electoral.

Con los últimos sondeos generales que muestran una tendencia favorable en la intención de voto de en torno a 4 puntos para Zapatero, la atención de los socialistas se centra en lograr una gran participación en las urnas para combatir la abstención que consideran que favorecería al PP.

La permanencia de Zapatero en La Moncloa y un “futuro negro” en política para Rajoy vaticinaron los analistas, tras el último duelo televisivo. “Fue un debate de un nivel más bien discreto, bajito, en el que Zapatero consiguió una victoria clara como dicen las encuestas, por una razón muy sencilla: dentro de la mediocridad fue capaz de expresarse como presidente del gobierno”, explicó el periodista y filósofo catalán Josep Ramoneda. Ramoneda deploró el bipartidismo imperante en España y la falta de debate con las otras fuerzas políticas. (AFP y EFE)