Tras el griterío, el diálogo

Los mutuos reconocimientos y los llamados a la concordia y a la unidad nacional formulados por el presidente electo, José Mujica, y el candidato derrotado en balotaje, Luis Alberto Lacalle, no fueron saludados con aceptación por la militancia de cada uno de los bandos. Los militantes blancos y frenteamplistas no olvidaron tan rápido como sus líderes los recíprocos ataques de la campaña electoral.
Luego que las principales empresas encuestadoras coincidieran en otorgar a Mujica una amplia victoria sobre su rival, de inmediato los líderes de la izquierda y la oposición cruzaron mensajes públicos y privados tendentes a buscar acuerdos políticos de cara al próximo gobierno. Esas conversaciones comenzarán hoy con una reunión entre el mandatario electo y el líder del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, quien partirá mañana de vacaciones por dos semanas. Se espera que en los próximos días Mujica se reúna con los líderes del Partido Nacional, para explorar entendimientos que puedan determinar la integración de la oposición a los entes y, eventualmente, al gabinete.

El candidato de izquieda superó el 51% de los votos contra un 44,i% de Lacalle, quien no logró reunir los sufragios sumados en la primera vuelta por blancos y colorados en la primera vuelta (46%).

En forma paralela, en el Frente Amplio ya se iniciaron cabildeos tendentes a la formación del nuevo gabinete, donde todo indica que Fernando Lorenzo (Nuevo Espacio) será el ministro de Economía y que Luis Almagro (ex asesor de Mujica) será el próximo canciller. Hay tres ministros que podrían continuar: en Trabajo Julio Baraibar, en Desarrollo Social Marina Arismendi (la subsecretaria Ana Olivera es su alternativa) y en Industria Raúl Sendic.

Otros nombres ya suenan con fuerza. Para Educación se considera a Enrique Rubio (Vertiente Artiguista), en Salud Pública a Daniel Olesker o Mónica Xavier (ambos del Partido Socialista) y en Vivienda a Roberto Muttoni o Lucía Topolansky, los dos del Movimiento de Participación Popular (MPP). A Ganadería puede volver Ernesto Agazzi (MPP). El Frente Líber Seregni planteó formalmente a Mujica que Transporte sea para Rafael Michellini (Nuevo Espacio) y Turismo y Deporte para Enrique Pintado (Asamblea Uruguay).

También se pretende crear el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que puede ser ocupado por Ricardo Ehrlich (MPP). Para la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) se piensa en Álvaro García (Partido Socialista).

El sello de Vázquez. El presidente saludó primero al candidato derrotado, quien le agradeció el gesto en términos elogiosos. Dijo que ello “robustece” la imagen del mandatario de izquierda.

Luego el presidente fue hasta el hotel NH Columbia, donde abrazó a Mujica y se subió al estrado, donde posó junto al mandatario electo y a su compañero de fórmula, los líderes más populares de la coalición de izquierda.

En su saludo a la militancia Mujica expresó su “reconocimiento” a Lacalle, Larrañaga y Bordaberry y exhortó a la militancia frenteamplista a advertir que había uruguayos con “tristeza”. “Si en algún momento mi temperamento combatiente y mi lengua fue demasiado larga, pido perdón”, dijo Mujica, quien afirmó que los uruguayos son “hermanos de sangre”, que el país “los precisa a todos y que ayer “no hubo vencidos ni vencedores”. Las menciones a Lacalle fueron respondidas con abucheos y cánticos filosos.

Lacalle, al reconocer su derrota, llamó a respetar el resultado y dijo que Mujica es el presidente electo de todos los uruguayos. Insistió en señalar que a pesar de que el electorado se divide en mitades, debe primar el concepto de “un solo país”. Sus partidarios reaccionaron con desagrado ante los reconocimientos a Mujica.