Tras una década en el poder, Tony Blair le pone fecha a su retiro

Así lo informó ayer un portavoz de Downing Street, la casa de gobierno británica.

Blair «hará un anuncio» sobre su futuro como líder laborista, indicó el vocero, y añadió que el gobernante comunicará a su gabinete sus intenciones de dejar el gobierno hoy a primera hora, pero no hará una declaración oficial en Downing Street.

Tras su anuncio, le esperan a Blair unas siete semanas más como jefe de gobierno. El primer ministro ha dicho que consagrará ese tiempo a empujar políticas como las reformas del sistema de salud y educación.

Además, Blair cumplirá todavía algunas citas internacionales, entre ellas una próxima reunión con el presidente electo de Francia, Nicolas Sarkozy.

Según versiones de prensa, tras reunirse con su gabinete Blair viajará a Sedgefield (noreste de Inglaterra), la circunscripción donde se convirtió en diputado en 1983, y donde pronunciará un discurso de despedida. Esos rumores no fueron confirmados por Downing Street, pero tampoco desmentidos.

Sea como fuere, Blair terminará hoy con la incertidumbre que ha mantenido ocupado al mundo político británico desde septiembre del año pasado, cuando anunció durante el Congreso del Partido Laborista que ya no sería primer ministro en el siguiente Congreso, previsto para septiembre de este año.

Desde entonces, la fecha de su partida ha sido el tema principal de conversación en Westminster (Parlamento), tanto dentro de filas laboristas como en el Partido Conservador, la segunda fuerza política.

Desde que anunció su partida, Blair ha estado presidiendo un «gobierno de muertos vivos», ironizó ayer el líder conservador, David Cameron, durante la sesión semanal en la Cámara de los Comunes.

Tras el anuncio formal de Blair, su ministro de Finanzas, Gordon Brown, que aspira desde hace una década a reemplazar a Blair, se lanzará claramente al ruedo en pos del liderazgo del partido.