Tratado con EE.UU. entra semana próxima a debate en el Parlamento

«Resulta evidente que las fuerzas de la oposición no hemos tenido consulta alguna», se quejó el senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional). El legislador cuestionó la falta del contacto con el Ejecutivo durante todo el tratamiento del Tratado y aun cuando se propusieron los cambios a Estados Unidos. «Cabe preguntar si estos cambios propuestos a Estados Unidos también se van a someter a consulta del Mercosur», se preguntó Larrañaga.

Los cambios a los que hacía referencia Larrañaga fueron introducidos cuando se firmó el acuerdo bilateral en la Cumbre de Mar del Plata. Las modificaciones tenían que ver con la resistida cláusula 17 del Tratado, que reservaba a Estados Unidos el derecho de no respaldar inversiones con empresas que pertenecieran a países en conflicto o con relaciones diplomáticas cortadas. El presidente Tabaré Vázquez reclamó el mismo derecho para Uruguay, cambio que finalmente fue aceptado. Otro de los puntos modificados fue el conocido como la cláusula de la «nación más favorecida», ya que se consideraba que podía resultar distorsionante para el relacionamiento con el resto de los países del Mercosur. Un punto en el que no hubo acuerdo con Estados Unidos fue el de la creación de un mecanismo de solución de controversias.

URGENCIAS. Por su parte el senador Isaac Alfie (Lista 15, Partido Colorado) exhortó al gobierno a que envíe el documento bilateral cuanto antes para comenzar a atraer inversiones al país. Luego de hacer referencia al crecimiento del Producto Interno Bruto de Estados Unidos, ubicado por encima del 4% que comparó a la mitad del total de la economía de Brasil, Alfie señaló: «si logramos hacer negocios con un barrio de Estados Unidos, el Tratado ya estará ampliamente justificado».

La sesión llegó a su fin cuando el senador Alberto Couriel (Espacio 609) propuso un cuarto intermedio hasta tanto el Poder Ejecutivo remita el Tratado. Sin embargo la discusión en torno a la moción de Couriel derivó por senderos inesperados cuando el presidente de la Cámara, Rodolfo Nin Novoa, quiso primero concluir la lista de oradores que tenía abierta, lo cual recibió el ferviente respaldo de la bancada nacionalista y también de la colorada. Desde las bancas oficialistas se hacían sentir las protestas: «¿de qué vamos a debatir si no tenemos el tratado?». Finalmente el senador Couriel, apelando el reglamento, pidió que se votara con carácter de moción de orden la que había propuesto. La votación supuso el levantamiento inmediato de la sesión, dado que los votos del oficialismo bastaron para pasar a cuarto intermedio.

El paréntesis parlamentario finalizará cuando el texto del acuerdo bilateral llegue a la Cámara de Senadores durante la próxima semana.