Tres muertos en Salto; el río Uruguay creció en Paysandú

A los casi 5.000 evacuados por las inundaciones se suman tres personas fallecidas en Salto. Las lluvias continúan y el cuadro se complica en el Norte. Las autoridades recorren hoy las zonas más afectadas.

En Salto el número de evacuados llegó a 1.500 personas. El río Uruguay se mantuvo ayer en los 15 metros frente a la ciudad, en tanto que el embalse de la represa de Salto Grande llegó a 36,6 metros, aunque tanto el Comité Departamental de Emergencias como la Comisión Técnico Mixta advirtieron que habrá variaciones debido a la persistencia de lluvias copiosas.

En este panorama la capital salteña añadió el saldo trágico de tres personas fallecidas a causa de las inundaciones. En los tres casos se debió a la importante crecida que tuvo el arroyo Ceibal, tributario del río, donde el sábado pasado se cobró la primera víctima. Se trataba de Marcos Farías Ruiz (54), que fue arrastrado por la corriente cuando intentó atravesarlo en bicicleta. La segunda víctima fue un adolescente de 15 años, cuya desaparición habían denunciado sus familiares el domingo. Y ayer se registró el tercer fallecido, la víctima fue identificada por testigos como Rudy Generaly (24), un joven que junto a un grupo de amigos quiso refrescarse en las aguas del crecido arroyo y fue arrastrado por la corriente.

De este modo el fenómeno climático que afecta tanto al país como al Sur de Brasil y a tres provincias de Argentina ha ocasionado ya 14 muertes en la región, además de un total de 22.000 evacuados en la región.

En Uruguay el número de evacuados alcanza ya la cifra de 4.802 personas, de los que Artigas cuenta con el mayor número: 1.934 personas.

RECORRIDA. Hoy el coordinador del Sistema Nacional de Emergencias, coronel Carlos Lorente, llevará a los ministros Carlos Colacce y Marina Arismendi a una recorrida por las zonas más afectadas.

“Lo primero es identificar el problema, saber exactamente a cuántos afectó la inundación, para luego tomar medidas”, dijo a El País el ministro de Vivienda, Carlos Colacce.

“Uno aspira a que en el país se llegue en algún momento al día en que no tengamos viviendas en zonas inundables. Hay que recordar la experiencia de 2007, sobre todo lo que pasó en Durazno, donde las personas que vivían en lugares afectados ya no viven en zonas inundables”, apuntó Colacce.

El Secretario de Estado agregó que también integrará la comitiva el presidente de Mevir, Francisco Beltrame, ya que muy posiblemente se concrete un convenio con ese organismo y las intendencias para asistir a quienes se quedaron sin techo.

En el mismo sentido la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, indicó los planes de su cartera. “Hay que planificar la higiene de esas viviendas y la refacción de muchas de ellas que quedaron dañadas. Además hay que pensar en realojos, porque hay familias que no pueden volver a sus viviendas ya que quedaron todas destruidas”, señaló Arismendi.

AFECTADOS. Las perspectivas artiguenses eran alentadoras ayer porque el caudal del río Cuareim descendió a 9,95 metros. Sin embargo, la tensión continúa ante la posibilidad de nuevas lluvias.

El encargado del Centro Coordinador de Emergencia, Juan José Eguillor, comentó a El País que personal del centro visitó Bella Unión para “poner en sobreaviso a la población” de que el Río Uruguay puede llegar a los 8,70 metros, lo que ocasionaría la evacuación de 200 personas más.

En Paysandú, en tanto, la crecida del río hizo duplicar el número de evacuados. Otras zonas del departamento resultaron afectadas, como Rincón de Pérez, donde la crecida del arroyo Queguay arrastró 600 cabezas de ganado.

Cerro Largo, Durazno, Soriano, Treinta y Tres, Rivera y Tacuarembó cuentan también con evacuados aunque el cuadro es de menor gravedad. (Producción: V. Ruggiero y R. Rossello)