Tributación agropecuaria creció y llegará a US$ 120 millones en 2006

El mismo estudio señala que la presión fiscal sobre el agro en este año pasará de 7,3% a 7,6% del Producto Bruto Interno (PBI).

Dichas proyecciones forman parte del trabajo denominado Recaudación y presión fiscal en el agro, que fue incluido en el Anuario 2006 de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa) del Ministerio de Ganadería, que se divulgará el próximo viernes.

El estudio, realizado por el técnico de Opypa, Adrián Tambler, indicó que como la recaudación se estimó en dólares corrientes, estuvo influida por la evolución del tipo de cambio, que cayó en pesos, lo que contribuyó a aumentar en mayor medida la incidencia de todos aquellos impuestos que se encuentran indexados en pesos.

De esa manera, la inflación en dólares es uno de los principales factores que explica el aumento esperado de la recaudación.

Explicó que para la estimación de la presión fiscal se estimó que el PBI agropecuario de este año tendría un crecimiento en dólares de 5,9%, es decir 5% por aumento del volumen y 0,9% por la caída del tipo de cambio.

Tambler dijo a El Observador que esto se explica porque a pesar que se incrementó la recaudación y el nivel de actividad, el aumento de la recaudación fue mayor al aumento de la actividad.


Reforma tributaria. Mientras tanto, en el estudio La reforma tributaria y el agro, Tambler indicó que con la reforma tributaria el sector agropecuario aumentaría su aporte a la tributación, como consecuencia de “la inclusión de un mayor número de productores” que deberán tributar el Impuesto a la Renta de Actividad Empresarial (IRAE).

Según Tambler, el IRAE recaudará más que el actual Impuesto a la Renta Agropecuaria (IRA), ya que se “incluirían nuevos aportantes y se considerarán las rentas de capital”.

Además, el experto señaló que los altos precios de algunos productos influirán en una mayor recaudación, como es el caso de la leche, la carne vacuna y algunos granos.

Además se estima que serán entre 5.000 y 7.000 productores los que tributarán IRAE.

Tambler también destacó que el impacto final de la reforma tributaria sobre el sector agropecuario es “difícil de prever” debido a que no se conoce cuál podría ser la recaudación efectiva del IRAE.

La recaudación del IRAE dependerá de los resultados de las empresas, agregó.

El incremento de la cuota que grava la superficie de explotación con destino al Banco de Previsión Social (BPS) también generará un mayor aporte del sector, explicó el técnico de Opypa.

En este caso, el aumento porcentual será el mismo, independientemente del tamaño, pero pagarán más quienes más tierra exploten, más allá de la cantidad de personal que contraten.

A su vez, el informe indicó que la eliminación del Impuesto a los Activos Bancarios (Imaba) reducirá la recaudación, pero esta caída se estima que no compensará los aumentos que se verifiquen por los aumentos en el IRAE.

Por otra parte, el informe de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria señaló que el Impuesto al Patrimonio “volvería a recaudar” en el agro por la inclusión de las sociedades anónimas y su aporte “no será menor”.