Ultiman detalles para crear la vacuna contra la gripe A

La ONU y la industria farmacéutica ultimaron ayer el plan para fabricar una vacuna contra la gripe A en caso de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decida que su producción es necesaria.
En una alocución ante los 193 estados miembros que participan en la asamblea general de la OMS en Ginebra, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, exhortó al mundo a permanecer “vigilante y alerta” ante el nuevo virus, día en que el número de casos se acercó a los 10 mil –en 40 países– con 1.000 contagios más en 24 horas, especialmente en México y Estados Unidos. Hay 79 muertos por esta enfermedad.

En el encuentro entre la ONU y las farmacéuticas, paralelo a la reunión de la OMS, no se determinó si se va a fabricar o no la vacuna, dado que eso depende de factores científicos a ser analizados por el organismo de la salud, pero sí que se discutió el plan de acción para crearla.

Según la actualización hecha ayer por la OMS, en caso de pandemia se necesitarían 5.000 millones de dosis de la nueva vacuna. El ritmo de producción sería de 94,3 millones de dosis por semana.

“Soy consciente y aprecio el esfuerzo que las industrias farmacéuticas de los países desarrollados y en desarrollo han hecho tanto en investigación como en preparación tecnológica”, afirmó Ban.

El secretario general presidió ayer junto a la directora general de la OMS, Margaret Chan, una reunión con representantes de 30 farmacéuticas de todo el mundo para coordinar la estrategia sobre la eventual fabricación de una vacuna contra la nueva gripe.

Sin embargo, Chan explicó que el número de dosis de la vacuna puede variar, dado que el tipo de vacuna –y por tanto, el número de dosis necesarias– dependerá del tipo de virus y de su comportamiento, algo que aún no se conoce con exactitud.

No obstante, para estar preparados en caso de que la OMS decida que la vacuna es necesaria, las farmacéuticas ya tienen disponibilidad de obtener el virus salvaje de la nueva gripe.

Sin embargo, la mayoría esperará a obtener de los laboratorios asociados a la OMS la cepa del virus que es efectivamente manipulable y que permite la producción de la vacuna, un proceso que puede demorarse unos 15 días. Posteriormente, se iniciaría el proceso de fabricación, que puede tomar meses.

Todavía espera. La OMS resiste por el momento a la presión de declarar como pandemia la propagación de la gripe porcina, pese a la creciente ansiedad en el continente americano y en Asia, especialmente en Japón, donde las autoridades señalaron el martes 178 casos y ordenaron el cierre de más de 4.000 centros escolares.

Por otro lado, el jefe de la ONU también calificó de “suicida” recortar las inversiones en el sector de la salud a causa de la crisis económica mundial.

Ban voló a Ginebra a última hora del lunes para participar en la asamblea anual de la OMS y mantener una reunión con los responsables de 30 de los principales grupos farmacéuticos de 19 países industrializados sobre el desarrollo de una vacuna contra la gripe porcina. La OMS organizó la reunión para evaluar el coste de una vacuna y su disponibilidad, sobre todo en los países pobres y subdesarrollados, que ya sufren el 85% de las enfermedades crónicas del planeta.

En cuanto a una futura vacuna, el gigante farmacéutico suizo Novartis afirmó ayer haber recibido el virus A(H1N1) y estar a la espera de la orden de la OMS para lanzar la producción de vacunas.

La producción de las vacunas comenzaría en el momento en que se pasase al máximo nivel de alerta, el 6. Chan mantuvo el lunes el nivel de alerta 5 decretado el 29 de abril.

Sin embargo, Chan hizo hincapié en que por el momento se debe dar la prioridad a la producción de vacunas contra la gripe común, especialmente en el hemisferio Sur.

La OMS sigue sopesando el riesgo que implicaría interrumpir la producción de esta vacuna para liberar la capacidad de los laboratorios para la nueva vacuna contra la gripe porcina. (AFP y EFE)