Ultimátum: si Italia no realiza manifestación, matan a rehenes

BAGDAD | ANSA, AFP y AP

Un grupo armado iraquí exigió ayer que el pueblo de Italia organice «en el plazo de cinco días» una protesta multitudinaria en Roma contra la política de Silvio Berlusconi, como condición para liberar a tres italianos mantenidos como rehenes desde hace dos semanas.

En un video transmitido por la emisora Al Arabiya en el que se ve a los rehenes italianos, los secuestradores —que se identificaron como miembros de la «Brigada Verde»— pidieron manifestaciones en Roma contra la política de Berlusconi, y amenazaron con matar a los tres italianos en caso contrario.

«Les decimos que en señal de buena voluntad los liberaremos si dicen ‘No’ a la política del primer ministro públicamente, a través de una gran manifestación que recorra todas las calles de la capital en señal de protesta contra la guerra (…) y si invitan al gobierno a retirar sus tropas de nuestro país», dicen los secuestradores en el video.

«Les concedemos 5 días de plazo, en caso contrario, los mataremos sin contemplaciones y sin ulteriores advertencias», concluyen.

Los tres italianos, que trabajan como guardias privados, fueron secuestrados el pasado 12 de abril, y un cuarto, secuestrado junto con ellos, fue ejecutado dos días después.

RECHAZO. La clase política italiana rechazó en forma unánime el ultimátum de los rebeldes iraquíes, aunque la oposición de izquierda ya había planeado realizar manifestaciones contra la guerra en el feriado del 1º de mayo (dentro del plazo de los cinco días establecido por los secues-tradores).

Con una dureza inusual, el vicepresidente del Senado italiano y coordinador de la Liga Norte, Roberto Calderoli, reaccionó al ultimátum afirmando que «por cada día de secuestro de los italianos, 1.000 islámicos provenientes de los llamados ‘países canallas’ deben ser expulsados de Italia».

EXPLOSION. En territorio iraquí, dos soldados estadounidenses de un grupo que busca armas de destrucción masivas (ADM) murieron por una explosión cuando realizaban una inspección de un laboratorio sospechoso, en Bagdad.

La deflagración arrasó parte de un edificio donde se hallaba el laboratorio y causó heridas a otros cinco soldados.

Los soldados estaban registrando el lugar a raíz de una información que aseguraba que en ellos trabajaban personas que podrían estar implicadas en la fabricación de «municiones químicas», dijo el general Mark Kimitt, jefe adjunto de las operaciones de la coalición.

El teniente general Mark Kimmitt no informó qué tipo de municiones químicas eran producidas en el sitio, pero luego de la explosión no hubo señales en la zona de que se hubieran adoptado precauciones contra productos peligrosos.

Por otra parte, un marine murió y otros ocho soldados resultaron heridos ayer en los combates más violentos que ha conocido Faluya desde el inicio de la tregua hace 15 días.

Los soldados fueron atacados desde una mezquita con armas automáticas y cohetes antitanques, cuando realizaban un patrullaje por la ciudad tras haber llegado a un acuerdo con fuerzas locales.

Una fuerza de reacción rápida, que incluye un apoyo aéreo y tanques sobre el terreno contraatacaron matando a ocho combatientes iraquíes y dañando las infraestructuras de la mezquita.