Un 2008 sin tabaco, comida chatarra ni pena de muerte

Las normas más pesadas de cada país suelen comenzar su vigencia el 1ro. de enero, aprovechando las fiestas, quema de calendarios y el borrón y cuenta nueva del mundo.

El gobierno francés fijó esa fecha para la prohibición de fumar en clubes nocturnos, restaurantes, cafés y otros lugares de reunión social, aunque debió aplazar un día la aplicación de la norma por clemencia a los fumadores franceses. Ayer, entonces, ellos disfrutaron de las últimas pitadas. «Es el fin de un estilo de vida», dijo David Fossey, de 32 años, tras apagar un cigarrillo en un café parisino. Y un compañero de mesa agregó enojado: «no permitiré que me arrojen a la calle; fumaré donde se me antoje».

En las clásicos cafés de París el ambiente era más bien sombrío y reinaba la tristeza entre los amantes del tabaco y los empresarios, que pronostican menores ingresos. Como en Uruguay, la legislación mantiene a los espacios abiertos como único «bastión» del tabaco porque otra ley había prohibido el hábito en lugares de trabajo, enseñanza, aeropuertos y estaciones de tren, además de los centros de salud.

La única diferencia con el decreto de Tabaré Vázquez es que están previstas multas de 63 euros (93 dólares) para los mismos fumadores. A los empresarios sólo se los sancionará si hacen la vista gorda con una multa de 135 euros.

CHATARRA. Gran Bretaña restringió el tabaco el año pasado y ahora va contra la comida chatarra. La nueva legislación, en vigor desde ayer, prohíbe los anuncios comerciales de comidas con mucha sal, grasa o azúcar durante los programas de televisión para niños menores de 16 años. El país vive una epidemia de obesidad infantil.

Los canales y productores reaccionaron con profundo malestar porque, según ellos, se perjudicarán con la pérdida de unos 80 millones de dólares en publicidad. No más golosinas, hamburguesas o snacks en sus programas.

El secretario para la Infancia, Ed Balls, declaró que los niños británicos ven unos 10.000 anuncios comerciales por televisión al año, y logran reconocer hasta 400 marcas.

GAYS. La legalización de la unión homosexual es otra de las leyes sociales del siglo XXI. Desde ayer, se sumó New Hampshire (Estados Unidos). Ya el primer día, se celebraron 23 enlaces en una ceremonia colectiva. La norma habla de «unión» y no «casamiento», término reservado por ahora sólo a los heterosexuales.

Lejos de allí, la ex república soviética Uzbekistán empezó el 2008 con la abolición de la pena de muerte. Además, reservó sólo a la Justicia la posibilidad de ordenar un arresto.