Un 40% de los trabajadores no aporta al BPS

“El 70 por ciento de los que buscan trabajo no pone ninguna condición”, porque atrás “hay miles” de desocupados, indicó

El número de trabajadores que no aporta al BPS (Banco de Previsión Social) ronda el 40% y aumenta cada vez, lo que va en detrimento de quienes sí aportan para mantener el sistema, dijo el director Ariel Ferrari.
En una entrevista concedida ayer a Radio Maldonado, el representante de los trabajadores en la institución estimó que la situación surge de “las cifras que da la encuesta continua de hogares” que realiza el Instituto Nacional de Estadísticas (INE). “Y si esto lo proyectamos al cien por ciento de la población –porque el INE no toma las poblaciones de menos de 5.000 habitantes- sin duda, impactaría aún más fuerte. Pero ya esta cifra de casi el 40 por ciento de los que trabajan (sin registrar) es de honda preocupación”, dijo Ferrari.
Consultado sobre cómo se producía tal irregularidad y si los trabajadores aceptaban que se eludieran sus aportes al BPS, Ferrari consideró que “sin duda hay un desempleo estructural que a veces juega ante la desprotección, ante la falta de legislación que proteja los derechos de los trabajadores. Lo dicen las estadísticas: el 70 por ciento de los que buscan trabajo no pone ninguna condición”, indicó.
Por otra parte, dijo que el banco realiza “una muy mala fiscalización a pesar de tener buenos equipos de inspectores”, porque “el número es insuficiente para la cantidad de demandas”. “Hoy tenemos cerca de seis mil expedientes, la mayoría denuncias de trabajadores, pero un 95 por ciento son de después de que rompen el vínculo laboral”, precisó.
“Ese desempleo estructural colabora lamentablemente con que se trabaje en estas condiciones; sino hay miles que están esperando empleo y que frente a la necesidad de llevar el pan a su casa no ponen ninguna condición”, agregó.

“Disparate”
Ferrari indicó que ésta circunstancia es la que “permite que tengamos hoy esta situación de evasión que es injusta con los más desprotegidos que son los trabajadores; (esto) genera parte de ese déficit que tiene la seguridad social y una competencia desigual con los empresarios que cumplen con las obligaciones regularmente”, dijo.
El director del BPS también precisó que este cuarenta por ciento de trabajadores no registrados ante el banco implica un número de “cerca de 750.000 personas”, lo que constituye “un disparate”, según admitió. “Cuando se habla a partir de 1996 que hay que achicar el Estado, que el Estado se tiene que retirar de la seguridad social, esa gente va a llegar a la vejez y de mantenerse esta situación no va a tener una jubilación. Por lo tanto, el Estado va a tener que darle una pensión asistencial, una pensión a la vejez”, lo que significaría “otro grave problema para la seguridad social, para el Estado. Esperemos poder cambiarlo”, acotó. Ferrari también dijo a la emisora que el presupuesto anual del BPS ronda los U$S 1.500 millones y que “gran parte” de esa cifra se emplea en “prestaciones de pasividad”.
El director quiso acotar luego “una preocupación” y refirió lo que sigue: “hace seis meses que en Parlamento se aprobó la ley de asignaciones familiares para los niños que viven en hogares pobres. Cuando tenemos estos niveles de pobreza y crecen un 70% en los últimos años los pobres de menos de seis años, lamentamos que el Poder Ejecutivo todavía no ha reglamentado esta ley y que esperó cinco meses y medio para preguntarnos a nosotros, el BPS, qué impacto (tendría), a cuánta gente involucraría” el beneficio, indicó. Ferrari dijo que la cifra es de 97 mil personas e insistió en que no se requerían “cinco meses y medio para dar esta respuesta”.

En tanto, consultado sobre cifras de desempleo, Ferrari dijo que el INE indicó que ha crecido el número de personas sin trabajo. Unas 13.500 están en seguro de desempleo de las cuales 6.500 residen en el Interior, señaló.