Un abrazo que abrió ‘caminos de diálogo’ en las dos orillas

Este gesto de “acercamiento”, como lo catalogó Vázquez en declaraciones efectuadas ayer a radio Sarandí desde Caracas, abre “caminos de entendimiento y de negociación para superar este trance”, en referencia al conflicto que mantienen Argentina y Uruguay desde el año pasado por la instalación de dos plantas de celulosa en el departamento de Río Negro, a orillas del río Uruguay.

El mandatario aclaró que las negociaciones para alcanzar una solución “política” al diferendo aún no han comenzado oficialmente.

“No lo hemos hecho en el día de ayer (por el martes). Ayer hubo un encuentro entre dos presidentes de dos países vecinos, que buscan, de alguna forma, recomponer esas relaciones un tanto deterioradas entre nuestros países. Tiene este significado y yo espero con optimismo que podamos, en estos temas, dejarlos de lado rápidamente para el bien de nuestros pueblos”, expresó Vázquez.

El presidente había partido hacia Venezuela con la intensión de concretar estos “gestos” de acercamiento hacia el mandatario argentino, según confiaron a El Observador fuentes oficiales.

Cuando se produjo el abrazo entre Vázquez y Kirchner, los demás presidentes que asistían a la cumbre en la ciudad de Caracas, Nicanor Durate (Paraguay), Lula Da Silva (Brasil), Evo Morales (Bolivia) y el anfitrión Hugo Chávez (Venezuela) rompieron el silencio con un aplauso que pareció extender por unos segundos más el “gesto” de ambos mandatarios rioplatenses.


“Clamor popular”. El acercamiento entre Vázquez y Kirchner obedeció a un “clamor popular”, indicó Vázquez.

“El clamor popular de que buscáramos caminos para distender las algo tensas relaciones entre nuestros dos países hermanos”, precisó.

Luego aludió a la relación “deteriorada” que puede haber incluso entre los pueblos de ambas orillas, sobre todo entre los habitantes de Fray Bentos y Gualeguaychú tras los cortes continuos de ruta. Vázquez señaló que los gobernantes “deben lograr caminos de diálogo, de encuentro y de entendimiento en distintos temas, sobre todo en aquellos que pueden ser ríspidos para las sociedades de sus respectivos países”.

Respecto a la controversia con Argentina, agravada por los cortes de ruta, el mandatario no dejó pasar la oportunidad de indicar que “Uruguay siempre estuvo dispuesto al diálogo, al entendimiento y al respeto de las normas jurídicas internacionales como fortalecimiento para el relacionamiento firme, sereno y profundo de los países”.