Un cerco de seguridad rodeará a la Ciudad Vieja

El sistema estará totalmente operativo a partir del 6 de mayo pero desde mañana se verá una muestra.

El Ministerio del Interior –a través de la Jefatura de Policía de Montevideo y de la Seccional 1ª–, el Ministerio de Turismo, la Intendencia de Montevideo, el Instituto de la Niñez y la Adolescencia, y la flamante Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja, coincidieron en que algo había que hacer para restablecer un orden que paulatinamente se estaba perdiendo en el bullicio de la noche.

Participarán del operativo cerca de 50 efectivos. La idea se basa en cercar a la Ciudad Vieja en un perímetro conformado por las calles Buenos Aires, Ituzaingó, Cerrito y Juncal.

En cada esquina de esas calles habrá un policía uniformado y equipado con radiotransmisor. Dentro de ese perímetro habrá además patrulleros recorriendo lugares estratégicos. Estos efectivos son asignados por la Dirección de Seguridad de la Jefatura y por la Seccional 1ª. El Ministerio del Interior destinó también cuatro agentes en motocicleta y asignó a ese perímetro en forma exclusiva dos móviles policiales de patrullaje.

Paralelamente, la Asociación de Comerciantes contrató a 20 policías en régimen de 222 para el patrullaje interno que estarán vestidos de civil. Estos policías de particular serán suministrados exclusivamente por la Guardia Metropolitana a pedido expreso de la Asociación.

Mientras, la empresa de seguridad privada Roning que brinda la seguridad interna a casi todos los boliches de la zona aportará más funcionarios.

La Intendencia Municipal de Montevideo también destinó cuatro inspectores extras para canalizar el tránsito y evitar congestionamientos. Una vez a pleno, el sistema de seguridad recibirá el aporte de miembros de la Policía Turística.

La Asociación de Comerciantes tomó el tema de la seguridad como una propuesta a largo plazo. “Tenemos un costo de alrededor de $ 8.000 por noche, lo que determina un costo de alrededor de $ 20.000 por semana cuando esté a pleno”, indicó Víctor Saldanha, impulsor de la Asociación. Contó que la Asociación firmó 12 conformes mensuales para el pago de la Policía y de la empresa de seguridad como una forma clara de demostrar que esto es algo en serio y que no se trata de un simple parche.


Complicaciones. Fuentes de Jefatura dijeron que ya desde comienzos de año, cuando dejó de funcionar el operativo de seguridad instrumentado por la anterior administración, se notó una escalada en la violencia general, con arrebatos y robos.

El comisario inspector Selson Sosa, del Comando de Jefatura, dijo que “las viejas casonas casi derruidas de la Ciudad Vieja muchas veces funcionan como madrigueras de rapiñeros de poca monta. Si se les da la oportunidad, realizan arrebatos y robos menores cerca de esas fincas”.

Según fuentes de la Seccional 1ª. las cifras de delitos en la zona no son alarmantes, pero se duplicaron en poco tiempo.