Un documento básico que busca allanar el camino para dialogar y acordar

Salvo por un par de ideas concretas –reestablecer relaciones con Cuba, fijar el impuesto a la renta, aprobar una ley de Educación– las bases de un posible acuerdo que elaboró el Encuentro Progresista (EP) bien pudieron ser redactadas por alguno de los partidos tradicionales. Su carácter general y en un tanto vago, juega en favor de que blancos, colorados e independientes –que ayer recibieron la propuesta– se avengan a firmar un acuerdo, en las conversaciones de fin mes donde el EP estará representado por el vicepresidente electo, Rodolfo Nin Novoa y por los futuros ministros Danilo Astori (Economía), Reinaldo Gargano (Canciller) y Jorge Brovetto (Educación). El documento ratifica el Mercosur pero no se cierra a acuerdos con Estados Unidos, promete aumentos salariales para docentes y universalizar la educación inicial (algo que se proponía la reforma educativa implementada por el gobierno colorado), y una reforma del Estado que incluye una racionalización del funcionariado y la posibilidad que las empresas públicas se asocien con privados. A continuación un resumen del escrito (texto completo en www. observa.com.uy):

Exterior

La definición de esta política (exterior) por parte del gobierno progresista deberá ser llevada a cabo con absoluta independencia y autonomía, sin presiones políticas o económicas de terceros Estados, de organismos internacionales o de grupos económicos nacionales o internacionales.

Deberá proponerse como objetivo de gobierno propender a la obtención de los mayores consensos en la materia, a los efectos de crear las condiciones que nos permitan llevan adelante una verdadera política de Estado.

La defensa de la soberanía de los Estados, el principio de la no intervención, la solución pacífica de controversias, la defensa de los derechos humanos, el cumplimiento de buena fe de los tratados internacionales, han sido normas que nuestro país ha incorporado a su política exterior, la cual, sustentada en estos principios, deberá trascender a los gobiernos de turno.

(…) El gobierno progresista recientemente electo, procederá de inmediato restablecimiento de las integras relaciones diplomáticas con la República de Cuba. Asimismo, procederá a analizar, en forma inmediata, el eventual establecimiento de relaciones diplomáticas o comerciales con otras naciones.

(…) Resulta imprescindible impulsar modificaciones en (las Naciones Unidas), tales como la modificación de la integración de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y la ampliación de poderes de la Asamblea General.

(…) Reafirma su más enfático rechazo a todo tipo de acción terrorista llevada a cabo tanto por un Estado como por cualquier tipo de organización o individuo.

Reafirmamos que consideramos a este proceso de integración subregional (el Mercosur) como una prioridad, y que su fortalecimiento constituye la mejor estrategia para potenciar el desarrollo económico y las mejoras en el bienestar de nuestra población.

Resulta de vital importancia la incorporación de nuevos asociados al bloque lo cual facilitará el equilibrio de las grandes asimetrías existentes

(…) Entendemos de relevancia el avanzar hacia la constitución del Parlamento del Mercosur.

La coordinación de las políticas macroeconómicas debe ser un proceso gradual y progresivo que tenga como horizonte el llegar a una instancia en la cual podamos tener una moneda común.

El hecho de ser integrantes del Acuerdo regional no implica una limitación a la búsqueda constante, en forma individual, de acceso a mercados en donde el Uruguay pueda colocar su producción exportable. En tal sentido resulta prioritario el mantener y ampliar el acceso a mercados de vital importancia, como lo es hoy el de los Estados Unidos. Tal línea de acción deberá ser llevada adelante en la medida en que la misma no resulte violadora de los acuerdos establecidos en el marco del pacto regional.


Educación

Debe garantizarse dentro del sistema educativo en su conjunto, el principio histórico de la laicidad en su sentido más amplio y profundo.

Impulsaremos un sistema educativo, que asegure a todos los uruguayos igualdad de acceso a la educación y a la cultura en similares condiciones de calidad.

(…) En materia educativa no basta con acceder, permanecer y egresar, es imprescindible lograr niveles de calidad acordes con las exigencias del mundo contemporáneo así como, responder de forma pertinente a las demandas, necesidades y carencias de la sociedad.

Es condición necesaria, para dar cumplimiento con eficiencia y eficacia al objetivo de incrementar la calidad, la pertinencia y la equidad en la educación en su conjunto, conformar un real Sistema Educativo Nacional hoy inexistente. Deberán evitarse las superposiciones, las omisiones y la fragmentación del proceso educativo.

(…) Se hace imperioso reconstruir la imprescindible confianza entre los diversos sectores sociales relacionados con la educación (autoridades, maestros, profesores, alumnos, padres, sociedad civil) a efectos de obtener su aporte, desde las distintas visiones de cada uno de ellos, en el diseño de políticas, desarrollo y ejecución de planes, y programas.

Se pondrá énfasis en el aumento de las remuneraciones de maestros y profesores, en un marco de resignificación y redignificación de la función docente.

(…) Se propone incrementar la inversión en educación, en relación al PBI en forma progresiva aproximándose a los niveles promedio regionales, teniendo como horizonte las recomendaciones de UNESCO.

(…) Se avanzará en la universalización de la educación inicial, especialmente en contextos socialmente desfavorecidos. En esta misma dirección, se extenderán las escuelas de tiempo completo con el objetivo a largo plazo, de establecer este sistema como matriz de enseñanza primaria.

Se buscará universalizar el acceso y el egreso del ciclo básico de educación secundaria. Sobre esta base, se tendrá como objetivo de mediano plazo alcanzar el 80% de egresos en educación media

(…) Se propone avanzar hacia el mínimo de 15 años de educación formal obligatoria, incluyendo los tres de educación preescolar.

(…) Se considera prioritario impulsar la discusión, elaboración y aprobación de una nueva ley de educación. El próximo gobierno se compromete a impulsar la discusión, elaboración y sanción de una nueva Ley de Educación, lo que se hará con la más amplia participación de todos los sectores directa o indirectamente involucrados. En la nueva Ley se reafirmará y optimizará el concepto de autonomía técnica, se apuntará a la incorporación de una gestión política y administrativa democrática y participativa de la enseñanza y se avanzará en la construcción de un Sistema Nacional Educativo.


Economía

(…) Lograr un ritmo relativamente alto y sostenido de crecimiento de la producción. Mejorar el nivel y la calidad del empleo. Transformar profunda y positivamente la calidad de vida de la mayoría de la población uruguaya, con especial referencia a los sectores más débiles y desprotegidos.

(…) Uruguay debe proponerse duplicar su tasa de inversión bruta interna durante el transcurso del próximo período de gobierno.

Será preciso promover una creciente especialización productiva a altos niveles de calidad; estimular la conformación de un ámbito propicio a la inversión, por la vía del establecimiento y el mantenimiento de reglas claras de juego, el control sobre el desempeño de las actividades estimuladas, el respecto a los contratos y la promoción de las ventajas que ofrece el país, especialmente en el entorno regional; impulsar cambios de fondo en el sistema financiero, con la finalidad de conformar un mercado de capitales en moneda nacional a mediano y a largo plazo, al tiempo que se avanza en la desdolarización de la economía.

(Implementar) reformas estructurales en la banca estatal; ampliación sustancial de los alcances de operación de la unidad indexada; instauración de un seguro de depósitos; estímulos a la utilización creciente de nuevos productos financieros.

(…) El gobierno electo iniciará un proceso de reforma del Estado que involucrará los siguientes aspectos fundamentales: mayor solvencia técnica y profesional en los ámbitos de decisión del sector público; la formación y la aplicación de estatutos objetivos en materia de funcionarios, de modo de comenzar un imprescindible proceso de racionalización de la caótica situación vigente; descentralización de la gestión; preparación de las empresas públicas para la competencia, incluyendo modalidades de alianzas y asociaciones con capitales públicos y privados.

(…) Se diseñará una reforma tributaria cuya aplicación, sustituyendo al actual sistema, será gradual. Su base fundamental será el impuesto a la renta de las personas físicas y exigirá, en particular la reforma de la Dirección General Impositiva, apoyada en el principio fundamental de la dedicación exclusiva de sus funcionarios técnicos y la incompatibilidad entre sus actividad asesoramiento a empresas.

(…) la administración de los instrumentos de la política económica de corto plazo tendrá que considerar la prioridad del plan social de emergencia y las enormes restricciones que impone la mayor deuda pública de la historia del país.

Sólo una conducta fiscal rigurosa, que sin renunciar a una recomposición de los gastos y los ingresos públicos, se proponga la generación de un importante superávit primario, puede hacer compatibles las diferentes prioridades comentadas antes.

(…) El gobierno electo respetará en todos sus términos el canje de deuda pública con tenedores de bonos efectuado en 2003 y se propone negociar con los organismos multilaterales de crédito una mejora de las condiciones vigentes, aprovechando –y a la vez cuidando siempre– el indiscutible capital acumulado por la conducta cumplidora del Uruguay;

(…) Habrá que determinar la evolución de la base monetaria y las operaciones de mercado abierto, reconociendo que la estabilidad de precios no es el único objetivo a alcanzar; que hay otros muy importantes, como la competitividad de la producción nacional; que a veces puede haber contradicciones entre ambos, pero también que la evolución del tipo de cambio nominal no es la única condición para mejorar dicha competitividad.

(…) El gobierno electo habrá de evitar siempre el manejo irresponsable de las cuentas públicas, el endeudamiento destinado a financiar sus resultados negativos y el régimen de tipo de cambio nominal fijo.