Un pacto social por anticipado

En consonancia con esa línea de razonamiento, la economista y asesora de dicha cámara, y vicepresidenta de República AFAP, María Dolores Benavente, señaló que acepta la participación del Estado en la medida que sea necesario (es decir sólo en el área de la salud, la educación y la seguridad); ‘ese es el principio de subsidiaridad del Estado que nosotros compartimos. Hay una participación natural por encima de la cual el Estado molesta’.

Sin embargo, para Puig en la exposición de Vázquez faltó detallar cómo sería ‘la política tributaria, cuál va a ser el nivel de presión fiscal y cómo se van a financiar algunas actividades que é! l promocionó’.

El presidente de la Cámara de Comercio advirtió que no pudo escuchar a Astori, quien en el mismo encuentro ratificó la implementación del impuesto a la renta de las personas físicas (IRPF) como eje del sistema tributario, señalando que su aplicación también se extenderá al agro (esta vez no hubo, como ocurrió cuando el economista Carlos Viera planteó la necesidad de gravar la actividad del sector agroexportador, ninguna reacción dentro de filas de la izquierda).

Al igual que Benavente lo hizo por la tarde de ese lunes, Puig cuestionó el énfasis puesto por Vázquez en el Mercosur y la prioridad hacia la industria nacional en las compras del Estado. ‘Respecto a las compras del Estado vemos un problema internacional, por las normas de contratación que sugieren no discriminar a las empresas extranjeras. Habría que ver en qué forma se hace’, sostuvo el directivo de la cámara. Benavente fue más lejos y afirmó que ese sistema de compras podría permitir l! a institucionalización de ‘becas’ para algunas empresas, sin que ellas hicieran un esfuerzo competitivo.

En cuanto al pacto regional, Puig advirtió que ‘es necesario no estar jugados sólo al Mercosur. Es un dato de la realidad ,ya que mientras nosotros negociábamos a nivel regional, otros sacaron ventaja porque lo hicieron en otro ámbito al mismo tiempo’, sostuvo, en referencia al acuerdo entre Chile y Estados Unidos.

En otro aspecto Benavente, que coincidió con Vázquez en el mantenimiento de la política monetaria, sin embargo sostuvo que es necesario avanzar ‘en una institucionalidad diferente de la política monetaria tal cual está planteada en Uruguay, porque no creemos conveniente que la misma autoridad monetaria sea la que regula las AFAP y los bancos’.

Sobre otro de los ejes de la presentación de Vázquez, la rebaja de aportes patronales a la seguridad social del comercio y los servicios con la contrapartida de la generación de empleo, más los subsid! ios temporales a la inversión productiva, Puig dijo que su sector es el que tiene menos ventajas; ‘siempre que ha habido exoneraciones fueron para otras ramas y no para la nuestra. Hay que ver sector por sector el tema de las contrapartidas. Somos partidarios de la neutralidad fiscal, porque no queremos que lo que nos den a nosotros se lo quiten a otros’.

En relación con la reimplantación de la negociación colectiva en el ámbito laboral, Puig recordó que ‘los últimos convenios colectivos que rigieron hasta 1992 contaron con una participación muy activa de la Cámara Nacional de Comercio. Lo único es que tenemos la preferencia de que sea bipartita y no tripartita. Nosotros creemos que las negociaciones que tienen mejor resultado son las que tienen lugar entre los trabajadores y los empresarios. Pensamos también que las negociaciones deberían ser caso a caso y no por rama. Sin embargo estamos abiertos a cualquier otra fórmula’.