Un rayo causó un enorme apagón

En Tacuarembó, San José y Paysandú hubo baja tensión. Los maragatos vieron un rayo al mismo tiempo que se producía la baja de electricidad.

Justamente, el apagón fue producido por un rayo, que dañó los interruptores de 500.000 voltios que traen la energía desde las represas de Salto Grande y de Palmar, dijo a El País el vicepresidente de UTE, Pedro de Aurrecoechea.

En pocos minutos los teléfonos del servicio 911 y de Bomberos se saturaron. Las líneas de celular colapsaron. Más de 40 personas quedaron atrapadas en ascensores. Se cayeron ramas sobre casas.

Avisos a la Policía de extraños merodeando en fincas e intentos de robos a autos y a algunos locales comerciales fueron la tónica mientras duró el gigantesco apagón.

Bomberos también debió asistir en corte de luz a dos incendios: uno en la Cárcel Cabildo de Mujeres, sobre la calle Miguelete, donde se prendieron algunos colchones, y otro en una turbina de la Central Batlle. Ninguno de los dos siniestros tuvo mayores consecuencias ni lesionados.

Mientras faltó la energía, delincuentes aprovecharon para robar una casa fotográfica de 26 de Marzo 1214 esquina Gabriel Pereira. Le rompieron la vidriera para llevarse mercaderías varias. En las zonas comerciales de todo Montevideo se concentró el patrullaje de varios móviles para evitar esos tipos de hurtos.

El servicio 911 debió trabajar en una frecuencia de emergencia. Consultado por El País, el Jefe de Policía de Montevideo, Ricardo Bernal, dijo que el patrullaje se mantenía en las calles de forma acostumbrada en cuanto a cantidad de efectivos.

«No disponemos de personal suficiente como para sacar policías así de golpe a la calle. Mantenemos a todo el personal acostumbrado en la calle y alerta», indicó el jerarca policial. A las 23 horas dijo que no había sido notificado sobre hechos de gravedad.

A esa altura, la energía había retornado a la amplia mayoría de los hogares. Fue sobre las 22 y 20 horas que el servicio se normalizó. Sin embargo, algunas manzanas del Centro y de Manga estuvieron aún una hora más sin energía.

El último antecedente de un apagón masivo fue en junio de 2005. En esa oportunidad, un desperfecto en un cable de alimentación de una subestación de transformación de UTE, ubicada junto a la central Batlle, afectó a 105.000 usuarios del ente estatal.

TEMPORAL. Mientras esto sucedía, un fuerte temporal afectaba la zona centro, sur y este del país. Las rachas más fuertes de viento fueron en Durazno: 92 kilómetros por hora. En Young fueron de 72 kilómetros por hora, según Meteorología.

En Fray Bentos, el viento y la lluvia causaron destrozos. Los vientos, que según algunas estimaciones superaron los 90 kilómetros por hora provocaron que se volaran techos, se cayeran árboles y postes del tendido eléctrico, y que una familia con ocho niños fuera evacuada.

El temporal comenzó en la tarde. El cielo se oscureció rápidamente. Por los vientos, los transeúntes buscaron cualquier espacio en la vía pública para refugiarse. En total unas 10 viviendas se vieron afectadas. Una señora de 80 años y su nieto, que estaban en una casa céntrica, fueron asistidos por personal de la empresa Teyma que trabaja en Botnia; la mujer se desmayó cuando el techo de su casa voló.

El Comité de Emergencia departamental se reunió al constatar los primeros daños. «Los destrozos fueron importantes», dijo el intendente Omar Lafluf. Al cierre de esta edición funcionarios municipales, efectivos del Ejército y de Policía seguían trabajando.

Además de estos daños, hubo otros acontecimientos. En Botnia se volaron dos casetas, una meteorológica y otra de vigilancia. El guardia que estaba adentro resultó con lesiones leves y fue derivado a un centro asistencial.

En tanto, un barco de bandera panameña tuvo que ser asistido, luego de romper amarras. En la ruta 2 cayó un árbol y cortó el paso vehicular; un auto chocó contra el tronco.

También en Soriano hubo problemas. A la escuela rural N° 25 del Paraje Penca, a 7 kilómetros de Mercedes, se le voló todo su techo. Mientras, a un automóvil que pasaba por el puente un eucalipto se le cayó arriba. Sus ocupantes salieron ilesos del accidente. En ese departamento, Bomberos recibió muchas llamadas por reclamos de cables caídos.

Al cierre de esta edición parte de Fray Bentos y de Las Cañas continuaban sin luz. Lo mismo ocurría en el barrio jardín de la empresa Botnia.