Unánime respaldo de las cámaras empresariales a gestión de la DNA.

La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) se encuentra inmersa en un momento de modernización y cambios tendientes a mejorar su gestión y servicios. El objetivo es lograr una institución más ágil y segura que ayude a fomentar el comercio de Uruguay.
Para conocer la opinión de los industriales, productores y comerciantes del país, El Observador consultó a las diversas cámaras que los nuclean y representan quienes afirmaron que aprueban el proceso que atraviesa la DNA y definen a la modernización como necesaria para el desarrollo del país.
Cámara Mercantil de Productos del País
Las frecuentes visitas de trabajo recíprocas y haber compartido diversos ámbitos y comisiones por temas específicos, son ejemplo del excelente vínculo entre la Cámara Mercantil de Productos del País, y la Aduana. Así lo entiende el gerente general de la Cámara, Gonzalo González Piedras.
A modo de ejemplo, destacó la participación de la Cámara en un proyecto coordinado por la Asesoría en Política Comercial del Ministerio de Economía y Finanzas y la DNA, para la formulación de un manual relativo a las Normas de Origen, así como sobre los procedimientos de verificación y control aplicables en el marco de los diversos regímenes comerciales preferenciales vigentes.
«Este relacionamiento histórico muy fluido y coordinado, se fortaleció con las actuales autoridades de la DNA», indicó.
¿Cómo define el papel de la Aduana en el comercio exterior del país?
Debe ser definido en el marco de los conceptos que orientan los procesos de reforma que se están llevando adelante: facilitación y control, ambos pilares indispensables para el fomento de un comercio legal, formal y que genere igualdad de condiciones para todos los operadores. Buenas prácticas comerciales y competitividad son los atributos que prioriza también la Cámara Mercantil de Productos del País en sus acciones y propuestas. La DNA es también un factor
influyente sobre las expectativas de inversión en nuestro mercado.
¿Cuál cree que debería ser el rol de la Aduana para impulsar el comercio?
Amplia difusión de las normativas que rigen los diversos acuerdos comerciales y propender a su debido aprovechamiento y efectivo cumplimiento por parte de los operadores que participan en las importaciones y las exportaciones.
¿Cómo se puede profundizar aun más la integración de la Aduana en ese sentido?
Continuar con el proceso de profesionalización de los integrantes de la DNA, y contar con adecuadas inversiones en infraestructura: locales para depósitos de mercaderías, estacionamiento de camiones que trasladan mercaderías y que son objeto de los procedimientos inspectivos, vehículos para tareas de control, desarrollar un sistema ágil y dinámico de las inspecciones de canal rojo y canal verde, contar con los escáners suficientes para los puntos críticos de control, así como un enlace informático con el sector privado y con las oficinas estatales intervinientes, tanto a nivel nacional como internacional.
¿Cómo visualiza el trabajo de modernización que se está impulsando en la Aduana?
Aunque el ritmo pueda no ser el mejor, dadas las necesidades existentes, se comparten plena-
mente las prioridades que guían los esfuerzos de la Dirección y del propio Ministerio de Economía y Finanzas, en esta materia. Lo que se ha hecho en los últimos años, tanto a nivel del Banco de Previsión Social como de la Dirección General Impositiva, considero que son muy buenos ejemplos respecto a los significativos avances registrados en función de los objetivos previamente definidos.
¿Cuáles son los desafíos para seguir mejorando?
Capacitación de los recursos humanos que deben incorporarse junto a inversiones en tecnología. Mejorar la agilidad de los procedimientos y contar con una mayor amplitud de horarios, facilitando aun más las tareas de comercio exterior.
¿Qué opinión le merece el código aduanero actual y su alineamiento con el código Mercosur?
Las operaciones de comercio exterior deben contar con un Código que las regule, máxime teniendo en cuenta nuestra condición de Estado Parte del Mercosur, pero hay que estar atento a los textos que sean sometidos a consideración de nuestro Parlamento, a los efectos de no resignar ni aun parcialmente los logros alcanzados en nuestro comercio exterior, especialmente durante las últimas dos décadas. Además de cuidar el interés nacional en cuanto a los regímenes aduaneros vigentes, ya definidos por nuestra propia legislación nacional. Y continuar aprovechando las oportunidades que genera para el país la buena gestión del sector logístico (procesos y valor agregado) y sus centros de distribución.

Cámara de Industria del Uruguay
Por su parte, desde la Cámara de Industria del Uruguay (CIU) definen el relacionamiento con la DNA como muy bueno.
En opinión de la Mesa Directiva de la Comisión de Comercio Exterior de la CIU, la interacción entre ambas instituciones es regular, principalmente, en dos ámbitos de trabajo: la Mesa de Valoración y la Junta Nacional de Aranceles, según las circunstancias lo requieran. Destacan que en esta relación existe un espíritu de colaboración en beneficio del sector y de la sociedad en su conjunto, en las tareas de control y fiscalización del comercio exterior, como así también en la lucha contra el comercio desleal.
¿Cómo definen el papel de la Aduana en el comercio exterior del país?
Esencial; determinante. Por naturaleza es el organismo de contralor del comercio exterior, lo que involucra aspectos vinculados al comercio justo y leal, acorde a la normativa vigente y a los compromisos internacionales asumidos por el país; a la recaudación; a la seguridad nacional, etcétera.
Pero también debe tener -y así se lo ha propuesto firmemente la actual Dirección-el rol de facilitador del comercio internacional, en beneficio de la industria nacional, el consumidor y la sociedad en su conjunto.
¿Qué importancia tiene en el rol de control de comercio?
El rol de contralor de las operaciones de comercio exterior, es parte esencial, aunque no excluyente, de su tarea.
Su papel de facilitador es igualmente relevante xy determinante, máxime en una concepción de aduana moderna y eficiente.
Entendemos que la excelencia en materia aduanera, es equivalente a lograr un justo equilibrio, entre contralor eficiente y flujo de operaciones aduaneras (exportaciones, importaciones y tránsitos) a ritmos acordes a las exigencias del comercio internacional.
¿Cuál creen que debe ser el rol de la Aduana para impulsar el comercio?
Debe continuar por el camino que transita, esforzándose por lograr eficiencia y desburocratización de sus procedimientos de contralor, y enfatizando el desarrollo de aspectos vinculados a la facilitación de las operaciones.
Destacamos también la promoción del diálogo con los diferentes actores nacionales del comercio exterior que la DNA está realizando, aspecto fundamental para el buen desempeño de nuestro comercio internacional.
¿Es posible profundizar aun más la integración de la Aduana en el comercio?
Por naturaleza y definición, la DNA está integrada totalmente al comercio exterior del país. El desafío es seguir mejorando sus capacidades de gestión y promoción del comercio, a través de procedimientos simples y eficientes. Análisis de riesgo, incorporación de tecnología, recursos humanos capacitados, son algunos de los aspectos que contribuyen al logro de objetivos vinculados a una mejor gestión y esenciales para estimular a los operadores y promover pensando en nuestro país, como proveedor confiable, como destino de importación atractivo y como plataforma logística regional de excelencia.
¿Cómo visualizan el trabajo de modernización que se está impulsando en la Aduana?
Celebramos el proceso que está realizando la DNA y somos muy optimistas respecto del logro de los objetivos que se han fijado. . Observamos una planificación muy ambiciosa, con fuertes objetivos, cuya concreción será gradual, a mediano plazo, por lo que aun resta mucho por hacer y lograr. Pero entendemos que está en el camino correcto.
¿Cuáles serían los pasos a seguir para continuar mejorando?
Pueden ser muchos, pero quizás el más importante sea que la actual Dirección logre mantener la convicción de que el cambio es posible. Entre esos muchos desafíos, destacamos los siguientes:
a) la capacidad de adaptación, tanto de la institución como de sus integrantes, al cambio constante y rápido que se da en el comercio internacional;
b) la capacitación permanente del personal y el entendimiento del rol que cumplen en la cadena del comercio exterior uruguayo;
c) lograr un sistema de remuneración justo, atractivo y acorde a las responsabilidades del funcionario aduanero;
d) la continuación del diálogo permanente entre todos los actores nacionales.
¿Qué opinión le merece el código aduanero actual y su alineamiento con el código Mercosur?
Conocida la versión del nuevo Código Aduanero del Mercosur (CAM), la CIU alertó sobre la posibilidad de que estuvieran en riesgo instrumentos importantes para nuestro país y sus operaciones de comercio exterior, con la región y con el mundo, como los regímenes de Zonas Francas y Puerto Libre.
Por definición, el CAM se constituye en norma marco en materia aduanera y todo aquello no regulado en el mismo quedaría sujeto a la legislación nacional de cada Estado Parte. Por consiguiente, desde la perspectiva del sector industrial, la preocupación principal radica, en primer lugar, en qué instrumentos clave como la Admisión Temporaria se verán afectados y, en segundo término, en qué regímenes como el de Zonas Francas y Puerto Libre se menoscaben y pierdan su atractivo para el desarrollo de más y más comercio.

Cámara de Comercio y Servicios
El diálogo y la cooperación para
de la Aduana, debe ir desde la necesaria tarea de control hacia la necesaria también tarea de facilitador de comercio. En este sentido, la Cámara, a través de su centro de análisis Uruguay al Futuro, encomendó un trabajo a la Universidad Católica con el objeto de analizar las mejores prácticas y efectuar recomendaciones para que la Aduana se transforme en una cabal institución facilitadora de comercio exterior.
¿Cómo se puede profundizar aun más la integración de la Aduana en el comercio?
El papel de la Aduana debe ser totalmente activo desarrollando estrategias que tengan como objetivo fundamental el desarrollo del comercio, y buscando un real equilibro entre su rol de contralor y al mismo tiempo facilitador del comercio. Siguiendo esta línea la CNCS ha presentado en varias oportunidades a las autoridades de la Aduana distintas medidas que se podrían aplicar en la operativa comercial.
Se destacan: armonizar los horarios de operación en la Aduana con los horarios del sector privado, reducir los excesivos canales rojos con el fin de no generar nuevas demoras en las inspecciones de la mercadería, para lo cual se puede por ejemplo llevar indicadores de buen comportamiento en materia de operadores, trabajo en equipo de los controladores y automatizar e informatizar la mayor parte de las actividades para evitar así la posible corrupción.
Es importante la promoción de la mayor transparencia posible en las actividades relacionadas con comercio exterior que desarrolla la Aduana, incluso por ejemplo al momento de comunicar los ajustes realizados por declaraciones subfacturadas, así como también una mayor capacitación en sus cuadros técnicos y la aplicación de mecanismos apropiados de facilitación de comercio como lo es la implementación del carné ATA, siguiendo el ejemplo de Chile y de los países desarrollados. Son cambios fundamentales para acompasar el necesario incremento de la competitividad del país en materia de comercio exterior.
En lo que tiene que ver con la capacitación, la Cámara ha ofrecido la experiencia en la materia de su Escuela de Negocios Internacionales.
¿Cómo visualiza el trabajo de modernización que se está impulsando en la Aduana?
Todas aquellas medidas tomadas por la Aduana tendientes justamente a la facilitación del
comercio, resultan muy positivas y desde de la Cámara se las apoya e impulsa. Entre las medidas que conforman el proceso de modernización de la Aduana, es importante destacar la promoción de la Ventanilla Única, la realización de los pagos aduaneros a través de medios electrónicos y la utilización del precinto electrónico.
¿Cuáles son los desafíos para seguir mejorando?
Continuar llevando adelante reformas que tengan como objetivo fundamental el desarrollo del comercio exterior. No transformarse en un organismo que trabe el mismo sino que sea un defensor de la libre circulación de mercaderías que ingresan y salen de país, con el control necesario para evitar la competencia desleal.
Se debería por lo tanto continuar con el camino que se ha recorrido hasta el momento, en el cual el diálogo con el sector privado ha sido constante y a la vez muy positivo para ambas partes.
La Organización Mundial de Comercio (OMC) establece cuales son los principales problemas que , enfrentan los empresarios a la hora de realizar transacciones de comercio exterior:
? Requisitos de documentación excesivos.
? Engorrosos trámites y retrasos innecesarios para el paso en fronteras.
? Falta de automatización y de uso de la tecnología de la información
? Leyes y reglamentos obsoletos.
? Falta de transparencia y previsibilidad.
? Ausencia de mecanismos de recurso efectivos.
En este sentido los desafíos de la Aduana deben ser, llevar adelante las reformas necesarias para que estos problemas que hoy debe enfrentar el sector privado en su actividad comercial desaparezcan o de lo contrario se mitiguen y dejen de ser una traba para el normal desarrollo de la operativa comercial.
Según la OMC, un día extra en la aduana equivale a un punto porcentual adicional del arancel.
¿Qué opinión le merece el código aduanero actual y su alineamiento con el código Mercosur?
Como en tantos otros temas de Mercosur, hay que tener cuidado de que el apego a la integración no termine lesionando los intereses nacionales. En este sentido, para Uruguay es clave mantener su especialización en tránsitos y no debería aprobar nada que amenace tal ventaja comparativa.
Unión de Exportadores del Uruguay
Poseer una Aduana moderna, con procesos ágiles a la vez que seguros, es el desafío que debe afrontar esta institución en el país para poder seguir facilitando el comercio exterior.
Así lo entiende el presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU), Alejandro Bzurovski.
«Esto se logra con mecanismos de control que no se conviertan en una traba para el comercio, sino que por el contrarié, aseguren el mismo a la vez que lo hagan más ágiles», señaló.
Según el presidente de la Unión de Exportadores del Uruguay (UEU), Alejandro Bzurovski, «hoy se habla de encadenamientos productivos, de entregas justo a tiempo, de bajar stocks; y estas acciones no son posibles sin una intervención facilitadora de la Aduana».
Bzurovski señaló que para esto se debe apostar a transparentar, simplificar y armonizar tanto las normas como los procedimientos aduaneros que van en ese sentido. «Para esto debe existir mayor intercambio de información mediante acuerdos como los firmados recientemente entre ambas instituciones».
A esto se suma el proceso de modernización necesario de la Aduana, lo que marca un proceso que será largo pero ya comenzó.
¿Cómo es el relacionamiento de Unión de Exportadores con la Aduana?
La UEU tiene un muy buen relacionamiento con la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y un diálogo fluido e intercambio de información. Incluso este año firmamos un memorándum de entendimiento (ver recuadro) en materia de ética y transparencia entre ambas instituciones con el objetivo de coordinar esfuerzos en ese sentido. A partir del memorándum diseñaremos un plan de acción anual con talleres de difusión y capacitación en materia aduanera dirigidos a exportadores y funcionarios aduaneros, indicadores de ges-
tión para medir resultados y discusión conjunta de los cambios normativos impulsados por la DNA que afecten al comercio exterior.
¿Cómo define el papel de la Aduana en el comercio exterior del país?
Es sumamente importante, un actor fundamental en la cadena que tiene la capacidad de fomentar el comercio exterior, a través de un manejo eficiente y facilitador, transparente y ético. Si la gestión de la Aduana mejora, no solo en comparación con el pasado sino con respecto a otras aduanas del mundo, incide en la mejora de la competitividad del país.
¿Qué importancia tiene en el rol de control de comercio?
Es el origen de la actividad aduanera y apunta a preservar tanto el interés fiscal como la seguridad y bienestar general, por ejemplo asegurando el pago de los impuestos correspondientes o exigiendo los controles sanitarios debidos. El desafío que hoy en día enfrentan las aduanas es lograr el equilibrio entre el rol de contralor y el de facilitación del comercio. Las herramientas de control de riesgo van a permitir controlar menos, pero mejor.
¿Cómo define el rol de facilitador de comercio exterior?
Es una exigencia que viene tanto de los operadores de comercio exterior como de la Organización Mundial de Aduanas, es lo opuesto a lo que sería una acción desalentadora. Hoy se habla de encadenamientos productivos, de entregas justo a tiempo, de bajar stocks. Esas acciones no son posibles sin una intervención facilitadora de la Aduana.
¿Y cuál cree que debe ser el rol de la Aduana para impulsar el comercio?
No creo que impulsar el comercio sea el rol de la Aduana. Sí el de facilitarlo, como ya mencionamos. Los trabajos para transparentar, simplificar y armonizar tanto las normas como los procedimientos aduaneros van en ese sentido. Lo mismo que la creciente informatización de los trámites.
¿Cómo se puede profundizar aun más la integración de la Aduana en el comercio?
Con mayor intercambio de información, con acuerdos como el que firmamos recientemente, con estudio conjunto de la normativa y de las perspectivas a futuro.
¿Cómo visualiza el trabajo de modernización que se está impulsando en la Aduana?
Excelente, el trabajo que se está realizando en ese sentido, era algo muy necesario y nuestra institución apoya cien por ciento al director nacional de Aduanas, Cr. Enrique Canon, y su equipo en este desafío.
¿Qué falta mejorar?
Este es un largo camino, lo importante es que se comenzó a recorrer. Se requiere un proceso de mejora continua, para acompañar la evolución en las modalidades y prácticas comerciales.
¿Cuáles son los desafíos para seguir mejorando?
Hay que proponerse estar entre los mejores niveles internacionales en eficiencia y calidad. Eso no sucede de la noche a la mañana, el gran avance es haber comenzado en ese proceso y no abandonarlo.
Esperamos que se concrete la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE) en la que se viene trabajando.
También la puesta en práctica del Operador Económico Autorizado, que dará prioridad en la operativa aduanera al exportador que así sea catalogado, por ser considerado un operador confiable.
Nuestra aspiración es que el mayor número posible de exportadores logre dicha distinción.